Icono del sitio MiPutumayo.com.co

Duro regaño de la Contraloría por incumplimiento en reconstrucción de Mocoa

Síguenos / Me Gusta :

El]Tiempo – Hace cuatro años, una avalancha dejó más de 300 muertos y se llevó más de mil viviendas.  

Desde Mocoa, Putumayo, y en plena temporada invernal, la Contraloría General de la República hizo un enérgico llamado de atención porque cuatro años después de la avalancha que en 2017 arrasó con más de 1.000 viviendas y dejó más de 300 muertos aún no se han cumplido las metas de reconstrucción.

El órgano de control visitó un lote que será utilizado para el proyecto de vivienda urbana Sauces II, pero encontró un mínimo avance, lo que demuestra, a su juicio, un claro incumplimiento de los compromisos adquiridos en esta materia.

contralor delegado para el sector Vivienda y Saneamiento Básico, Javier Reyes Bustamente, recordó que en febrero pasado el Gobierno Nacional asumió el compromiso, con la población de Mocoa, de entregar 100 viviendas en septiembre y 290 en diciembre.

Publimayo

Pero esto no se va a cumplir. Esta semana, en una reunión de funcionarios del Gobierno (representado por la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo, el Ministerio de Vivienda y Fonvivienda) con la Contraloría, estos informaron que no van a entregar ese número de viviendas, sino 72 en octubre y las restantes en diciembre.

Cuatro años han pasado y hoy la Contraloría ve con absoluta preocupación y molestia cómo no se avanza con el reasentamiento, poniendo en riesgo la vida de los habitantes de Putumayo

“Eso no obedece a la realidad. Estamos en el lote donde se desarrolla el proyecto Sauces II y aquí se ve que no hay posibilidad de entregar esas viviendas”, aseguró el contralor Bustamante.

Frente a esta misma obra, el contralor delegado para el sector de Infraestructura, Luis Fernando Mejía, cuestionó al interventor del proyecto: “Yo no puedo entender como está tranquilo, además validando que aquí vamos a tener en diciembre 216 casas, sin decir nada. Eso es indebido. Eso es un incumplimiento contractual”.

Gabriel Jurado, contralor delegado de Medio Ambiente, les reclamó así mismo a funcionarios de la Unidad de Gestión del Riesgo: “Usted es el dueño de la plata que se está pagando al contratista para hacer las casas, usted no solamente tiene la facultad, sino el deber de decir: ‘no me eche carreta que usted no me va a cumplir‘ ”.

«Ustedes tienen el descaro y el atrevimiento de decirnos mentiras en una presentación. Señores, esto va a ser de conocimiento de la Procuraduría. Ustedes no pueden seguir diciéndonos mentiras”, le dijo molesto el contralor delegado de Vivienda, Javier Reyes, a la firma contratista del proyecto.

Pero no solo hay preocupación en la Contraloría por el incumplimiento en la construcción de unas casas, sino que en plena temporada de lluvias, el riesgo vuelve a crecer para esta población.

Ustedes tienen el descaro y el atrevimiento de decirnos mentiras en una presentación. Esto va a ser de conocimiento de la Procuraduría. Ustedes no pueden seguir diciéndonos mentiras

«El programa de construcción de obras de mitigación lo encontramos seriamente afectado en cuanto a su rendimiento y concepción. Llamamos la atención a la Unidad de Gestión de Riesgo para agilizar fundamentalmente todas las obras que tienen que ver con la parte alta del cauce y la media, para que las obras que se están construyendo en la parte baja del cauce puedan tener estabilidad. No vemos una acción decidida y un rendimiento adecuado para el debido avance de estas obras de mitigación de riesgos», aseguró el contralor delegado para el sector de Infraestructura.

Además, la Contraloría encontró que aún quedan casas a la orilla de los ríos y que la autoridad municipal no ha ordenado el traslado de estas viviendas, lo que genera riesgo para la vida de sus moradores. 

Al respecto, el contralor delegado de Medio Ambiente, Gabriel Jurado, concluyó: «Después de 4 años resulta muy molesto que en esta situación de lluvia aún queden casas a la orilla de los ríos, generando un riesgo a la vida de las personas. Es molesto ver cómo no se ha cumplido con los planes de reasentamiento. Cuatro años han pasado y hoy la Contraloría ve con absoluta preocupación y molestia cómo no se avanza con el reasentamiento, poniendo en riesgo la vida de los habitantes de Putumayo».

Google

Síguenos / Me Gusta :
Salir de la versión móvil