Obesidad y sedentarismo: dos grandes enemigos en pandemia

Síguenos / Me Gusta :

Según la Organización Mundial de la Salud se entiende por sobrepeso y obesidad aquella acumulación anormal o excesiva de grasa que supone un riesgo para la salud, siendo esta enfermedad una de las más frecuentes. En el mundo mueren cerca de 2.8 millones de personas anualmente por enfermedades causadas por la obesidad y, en Colombia, una de cada dos personas entre los 18 y 64 años tiene sobrepeso, según la última Encuesta de Situación Nutricional realizada en 2015.

En diálogo con Contacto Directo, el doctor Cristian Gómez Pareja, especialista en cirugía bariátrica y laparoscópica, explicó que para determinar si una persona sufre de sobrepeso basta con dividir el peso sobre la talla al cuadrado. Si el resultado está por encima de 30, el paciente está en obesidad; si el resultado es de 25 o 30, el paciente tendrá sobrepeso; y si está por debajo de 25 pero mayor de 20, la persona tiene un peso normal.

“La obesidad está relacionada con al menos 30 enfermedades crónicas, entre las cuales está la hipertensión, diabetes mellitus, dislipidemia, trastornos mecánicos en las articulaciones, problemas ginecológicos, hipotiroidismo, afectaciones cardiovasculares, y muchas otras que no alcanzaríamos a nombrar”, indicó.

Sin embargo, una de las mayores alarmas de los profesionales de la salud con los pacientes que sufren de sobrepeso u obesidad es el Covid-19, dado que en su mayoría son más propensos a generar síntomas graves de la enfermedad y, por ende, tener mayor probabilidad de morir.

Publimayo

“La obesidad es un factor de riesgo de mortalidad por Covid-19. Se demostró que los pacientes que tenían algún grado de sobrepeso se hospitalizaban más, requerían con más frecuencia una cama en cuidados intensivos y uso de ventilación mecánica. Un gran porcentaje de las personas que fallecieron por este virus entre los 20 y 50 años tenían sobrepeso u obesidad”, explicó el doctor.

De acuerdo con el doctor Gómez, la obesidad tiene un efecto hormonal, mecánico y orgánico, lo que hará que se comprometa la funcionalidad de la mayoría de los sistemas del cuerpo y, por ende, pueda ser letal.

La obesidad es prevenible

Aunque muchas personas pueden sufrir de obesidad por múltiples razones tales como la genética o determinadas enfermedades, lo cierto es que es posible evitarlo. De acuerdo con Gómez, la clave está en el cambio de hábitos alimenticios y la actividad física.

“Para los colombianos el factor más complicado es la formación sociocultural. En la mayoría de familias, a los niños se les alimenta mal porque sus padres también lo hacen, así que si a los menores se les educa con buenos hábitos, no sufrirán de obesidad en un futuro”, explicó.

En su mayoría, los pacientes que sufren de obesidad pueden tener algún trastorno psicológico, por lo cual, Gómez recomendó acudir a un profesional de la salud antes de tomar cualquier determinación.

“La influencia americana nos ha llevado a que nuestra alimentación esté llena de carbohidratos y vemos grandes desbalances en un plato habitual. La pandemia afectó el peso de las personas por las condiciones de sedentarismo y el incremento de ingesta de alimentos llenos de azúcar y grasa, haciendo que la ingesta calórica sea muy alta y la quema mínima. Estos alimentos se acumulan en el cuerpo como grasa, por ende, comer sano es tan importante y no dejar de lado la actividad física, esto hará que haya un gasto energético y que las reservas de calorías no sean tan altas”, dijo.

La actividad física: mucho más que la vanidad

Una alimentación sana será el primer paso para evitar complicaciones de salud derivadas del sobrepeso y la obesidad, no obstante, se requiere activar el cuerpo para “prevenir, no solamente el aumento de peso, sino enfermedades”, indicó Alejandro Sarmiento, médico del deporte y líder del área médica del club deportivo Bodytech.

De acuerdo con Sarmiento, no se necesita ser un gran experto en la realización de determinados ejercicios, sino que basta con tener voluntad para poder mantenerse activo. A partir de las recomendaciones que organismos como la OMS han hecho, se sugiere que “se deben ejecutar 150 minutos de actividad cardiovascular a la semana de intensidad moderada, o si es un ejercicio vigoroso 75 minutos semanales, fraccionado en tres sesiones, es decir, tres días. Idealmente se podría ejecutar en cinco días, cada uno con 30 minutos y dos días involucrar ejercicios de fuerza”.

Aclaró que la realización de la actividad física dependerá de cada necesidad, organismo, genética, entre otros factores, por lo que pidió ser responsables a la hora de elegir determinadas rutinas que pueden recomendar las redes sociales o que a otra persona pudo funcionarle. “Se pueden generar lesiones graves al hacer ejercicios diseñados para otra persona”, expresó.

“El ejercicio es específico para cada persona; no solo dependerá del objetivo sino del nivel de entrenamiento y de los antecedentes médicos. El ejercicio se debe prescribir como un medicamento, por eso es importante tener en consideración factores como la edad y el peso”, subrayó.

Sarmiento insistió en que el ejercicio es para todos y el éxito de cualquier programa de ejercicios será la constancia. Además, aclaró que no se requiere de un gimnasio ni un programa especializado o costoso ya que en casa se puede iniciar.

“Hay que empezar de a pocos y la mejor manera es con una caminata. Caminar involucra un gasto energético que, si la hacemos exigiéndonos un poco, se generará un esfuerzo que traerá beneficios físicos y mentales. Para hacer fuerza podemos involucrar las actividades diarias como el sostener las bolsas de mercado, jugar con los hijos o intentar algunos ejercicios con el peso mismo del cuerpo”, dijo.

RadioNacional

Google

Síguenos / Me Gusta :
Twitter
Visit Us
Follow Me