Indígenas condenados por transportar base de coca

Síguenos / Me Gusta :

Dos indígenas que transportaban base de coca fueron condenados a 13 años de prisión. Los comuneros ‘negociaron’ la pena con la Fiscalía. Fueron multados con más de 9 mil millones de pesos

“Los enjuiciados con su acción…pusieron en peligro efectivamente la salud pública…”, sentenció el juez al proferir la condena contra los indígenas Milvio Rovinson Hernández Yela y Jaime Arley Álvarez Pantoja, quienes transportaban un cargamento de base de coca.

La sentencia fue emitida por el Juez Primero Penal Especializado de Neiva con Funciones de Conocimiento, luego de analizar y aprobar el preacuerdo al que llegaron los procesados con la Fiscalía. “Con la categórica aceptación por parte de los justiciables de su responsabilidad al suscribir…el acta del preacuerdo…tiene la fuerza probatoria suficiente…”.

Hernández Yela y Álvarez Pantoja, miembros de la comunidad indígena del pueblo Pastos establecida en los municipios de Orito y Valle del Guamuez (Putumayo), fueron sorprendidos transportando 39 kilos de base de coca, en zona rural del municipio huilense de Isnos.

Publimayo

Los dos hombres al conocer las pruebas en su contra, decidieron ‘negociar’ con el fiscal que los había imputado como autores del delito de tráfico, fabricación o porte de estupefacientes, y así obtener una rebaja considerable en la pena.

“Convinieron en un preacuerdo en el que éstos aceptarían hacer una declaración de culpabilidad y por ende de su responsabilidad…pactándose la condición de que como única rebaja compensatoria por el acuerdo se les degradaría el título de imputación de autores al de cómplices”, manifestó el togado.

Con la ‘negociación’, los indígenas Hernández Yela y Álvarez Pantoja, fueron condenados a 13 años de prisión y a pagar una multa de 9.879,2 salarios mínimos legales mensuales vigentes del año 2020 ($8.671.991.397,6) que deberán pagar a favor del Tesoro Nacional.

El togado manifestó además que la captura en flagrancia con la base de coca y los elementos materiales probatorios, como la caleta en la que iba escondida la sustancia, “permite inferir que ellos si tenían el conocimiento de la naturaleza de la sustancia que transportaban”.

Condena en la cárcel

La defensora de los dos hombres no logró conseguir que el juez ordenara que sus clientes pagaran la pena en el Centro de Armonización localizado en el asentamiento Siberia del cabildo Orito Siberia Valle del Guamuez de la comunidad indígena del pueblo Pastos establecida en los municipios de Orito y Valle del Guamuez.

El togado manifestó que el lugar no cuenta con instalaciones idóneas, para garantizar que la privación de la libertad se cumpla en condiciones dignas y con vigilancia de seguridad. “Los medios de prueba (8 fotografías) no ofrecen una verificación in situ sobre si dicha construcción cuenta con la infraestructura necesaria para albergar a los procesados; con servicios públicos domiciliarios de agua y energía eléctrica, alimentación a cargo del cabildo indígena, y la prestación del servicio de salud por cuenta del Inpec”.

Agregó además que no se determinó si la seguridad recae en la guardia indígena, y si se presentarán informes con periodicidad mensual, bimestral o trimestral, sobre el comportamiento de los reclusos, bajo la responsabilidad de los directivos del cabildo y “si el Inpec podrá realizar también periódicamente o en el momento en que se requiera, las visitas correspondientes”.

Delatados

Los dos comuneros fueron delatados por una persona, que entregó información de las características de un carro que transportaba un alijo de base de coca, por el sector del municipio de Isnos. “Una fuente humana informó que un vehículo color negro que venía del departamento del Putumayo al parecer transportaba sustancias estupefacientes”, dijo la Fiscalía.

De inmediato unidades de la Seccional de Tránsito y Transporte de la Policía y el Ejército, instalaron un puesto de control a la altura del kilómetro 67 en la vereda Mazamorras en la vía que comunica a la Capital Panelera del Huila con la ciudad de Popayán (Cauca), a la medianoche del 25 de enero de 2020.

Minutos después los efectivos observaron que se aproximaba con rumbo a Popayán una camioneta Hyundai, línea Tucson IX35 GL, de placa KEN917, le hicieron al conductor la señal de que parara a un costado de la vía. Al detenerse descendió del vehículo Hernández Yela, quien iba acompañado de Álvarez Pantoja. “Expresaron que venían del Departamento del Putumayo con destino a la ciudad de Popayán”, señaló el delegado de la Fiscalía.

Los uniformados tras solicitarles un registro personal, hicieron inspección a la camioneta encontrando una caleta en la parte interna lateral del guarda barros, en la que hallaron 45 paquetes envueltos en cinta color café, que tenían base de coca. “Esta sustancia fue fijada, incautada, rotulada, embalada y sometida a las reglas del sistema de cadena de custodia”, explicó el fiscal.

Agregó que en el peritaje se determinó que el peso del cargamento era de 39.860 gramos de estupefacientes. “Existe evidencia mínima y suficiente para llegar al convencimiento más allá de toda duda razonable acerca de la tipicidad de la conducta atribuida y de la intervención de los acusados y como consecuencia de ello, de su responsabilidad”, dijo el juez en la sentencia.

LaNación

Google

Síguenos / Me Gusta :
Twitter
Visit Us
Follow Me