Iniciativa de la Andi para sintonizar a empresas con el reciclaje

Google

Cerca de 200 firmas hacen parte de proyecto que ya permitió aprovechar 26.000 toneladas de desechos.

Este año entra en vigencia nueva norma que exige a las empresas que colecten y aprovechen todos los empaques que ponen en el mercado. Foto: Yomaira Grandett/ El Tiempo

Este año entra en vigencia la resolución 1407 de 2018, que exige a las empresas colombianas la recolección y aprovechamiento de empaques que ponen en el mercado.

Doscientas empresas de 25 sectores económicos afiliadas a la Asociación Nacional de Industriales (Andi) iniciaron el proceso hace un año, logrando en 2020 la recolección y transformación de 26.000 toneladas de envases y empaques de papel, cartón, plástico, vidrio y metal durante su primer año de operación. Esta gestión se hace a través del programa Visión 30/30 de la Andi.

El material recolectado será transformado en nuevos productos y contribuyendo a que Colombia pase de una economía lineal, en la que los residuos no se aprovechan, a una circular en la que son convertidos en nuevos materiales o productos.

Visión 30/30, que ya tiene presencia en 58 municipios de 19 departamentos, logró duplicar el número de empresas afiliadas a la iniciativa, además de contar con un sistema de información armonizado entre las diferentes empresas para calcular la cantidad de materiales puestos en el mercado y fijar la meta de cumplimiento.

Para lograr sus objetivos durante este año, este programa estableció relaciones estratégicas con 17 gestores a nivel nacional, con los que trabaja de manera conjunta en el cumplimiento de la Resolución 1407/2018.

Este trabajo incluyó a más de 1.000 recicladores de oficio en todo el territorio
nacional.

Carlos Herrera, vicepresidente de Desarrollo Sostenible de la Andi, explicó que durante el 2020 «logramos articularnos con todos los actores de la cadena, recicladores, fabricantes de materias primas y de envases y empaques, transformadores y productores, para lograr la correcta gestión, trazabilidad y aprovechamiento de los residuos de envases y empaques. Esto nos llevó a tener una estrategia consolidada que hoy se traduce en diferentes proyectos regionales de recolección, que demuestran las buenas prácticas y asegurar principios de inclusión y transparencia”.

Para garantizar el éxito en el proceso de implementación, Visión 30/30 desarrolló durante 2020 cerca de 16 iniciativas regionales dentro de las que se destacan aquellas que están enfocadas en recolectar los envases y empaques en los hogares debido a que, durante la pandemia, se generaron más de estos residuos por el aislamiento preventivo obligatorio y el aislamiento voluntario.

Al respecto, Herrera agregó que a comienzos del 2020 «esperábamos un año típico en Colombia, en el que íbamos a poder recrear y probar los escenarios de recolección en las regiones; sin embargo, con la llegada del covid-19 tuvimos que repensar todas las estrategias, potenciar las que eran posibles, ralentizar las otras e implementarlas a medida que lo fuera permitiendo la reactivación de los sectores económicos. Por eso decidimos contribuir a fortalecer las condiciones de los recicladores a través de donaciones para la compra de elementos de bioseguridad y el impulso a la recolección en hogares”.

Visión 30/30 va más allá de la recolección y se está preparando para el futuro, con el apoyo del BID realizó un estudio para determinar el potencial de reciclabilidad de 50 tipos de materiales de envases y empaques para facilitar la toma de decisiones que permitan mejorar las cadenas de reciclaje en el país; además se desarrolló una investigación con la Universidad Konrad Lorenz y expertos de neurociencia y estilos de vida sostenibles, que arrojó cuáles son las estrategias de comunicación más efectivas para generar cambios de comportamiento sostenibles en los ciudadanos.

En 2021, este programa espera cumplir su primera meta de recolectar al menos el 10 por ciento del total de los envases y empaques que se ponen en el mercado e ir aumentando para lograr su objetivo final de recolectar y aprovechar al menos el 30 por ciento de los materiales de papel, cartón, plástico, vidrio y metal en 2030 y ser un modelo de economía circular en Latinoamérica bajo el liderazgo empresarial y el apoyo de todos los colombianos.Biodiversidad y desarrollo

En el marco de la iniciativa Biodiversidad y Desarrollo se consolidó la alianza Andi–Sistema de Información sobre Biodiversidad de Colombia (SIB Colombia), con apoyo de la Anla y de la Infraestructura Mundial de Información en Biodiversidad (Gbif, por sus siglas en inglés).

En el proceso participaron 23 compañías, logrando más de 200.000 registros biológicos.

Biodiversidad y Desarrollo tiene como finalidad orientar al sector privado en cómo integrar la biodiversidad en sus operaciones y establecer escenarios de interlocución entre comunidades y empresas, principalmente.

Es así como otro de los logros obtenidos en 2020 en el Putumayo fue la integración de 16 proyectos de conservación, restauración y uso sostenible entre tres petroleras (100 por ciento de la producción del departamento), cuatro entidades del Sistema Nacional Ambiental y organizaciones locales.

Como parte del trabajo hecho se encontraron 43 nuevas especies de anfibios para el departamento y 6 nuevas para el país; 300 especies de aves (de las 800 registradas para el departamento); tres especies de primates y 26 nuevas especies de plantas registradas para el Putumayo, que definirán lineamientos de monitoreo y manejo para el sector hidrocarburos en la Amazonía e impulso de alternativas de uso sostenible alrededor del turismo de aves y primates.

(Lea también: ‘Tesla vendió un número récord de sus carros eléctricos en 2020’).

En relación con “Biodiversidad y Desarrollo, por el caribe” se integraron 20 proyectos de conservación, restauración y uso sostenible entre Parques Nacionales Naturales, Instituto Humboldt, FAO – Programa Biocaribe, USAID – Programa Riqueza Natural y compañías de energía, minería y transporte de gas en los departamentos de Bolívar, Sucre, contribuyendo a la gestión del bosque seco tropical en áreas protegidas nacionales y regionales.

De igual forma, se logró la implementación de la agenda entre la Anla y la Andi, permitiendo atender de manera coordinada temas de licenciamiento en el marco de la Emergencia Sanitaria.

También se hizo un trabajo conjunto en instrumentos de la evaluación ambiental y permisos, planificación y entorno para los sectores de hidrocarburos, minería, energía, agroquímicos, automotriz y programas de Responsabilidad Extendida del Productor.

Publimayo

ElTiempo

Google