¨Qua la paz no nos cueste la vida¨; Yule Anzueta

Síguenos / Me Gusta :

El diputado Yule Anzueta emitió un pronunciamiento oficial luego de recibir fuertes amenazas de muerte mediante un panfleto escrito por un grupo que se hace llama ¨Comandos de la Frontera¨.

Panfleto distribuido por desconocidos en varios barrios de Puerto Asís.

Este es el comunicado emitido por Yule Anzueta a la opinión pública

¡LA PAZ UN SUEÑO FRUSTRADO EN EL PUTUMAYO, QUE HOY ME QUIERE COSTAR LA VIDA!

Yule Anzueta

Hoy a 4 años de la firma del acuerdo de paz, veo con dolor, tristeza e impotencia lo que viene sucediendo en el departamento del Putumayo, la evidente reconfiguración del conflicto armado, hoy ha hecho que le cueste la vida a hombres y mujeres valerosos, recordamos con dolor la muerte de Yordan Tovar, Marcos Rivadeneira, Gloria Ocampo, la Concejal Nerie Penna, Educardo Alemeza , José Oliver Maya, Edgar Hernandez, a firmantes del acuerdo de paz y otros tantos que se han venido quedando en el anonimato, hoy se están presentando desplazamientos forzados, constreñimientos, estigmatizaciones a líderes sociales, defensores de derechos humanos, líderes comunales, se ha venido difamando de procesos organizativos como, la Mesa Regional de Organizaciones Sociales – Meros-, de la organización ADISPA, organizaciones que por años se han movilizado en la región en la búsqueda de soluciones a los problemas estructurales que tiene el departamento, todo esto se ha dado en el marco de una guerra que no nos pertenece a las comunidades, en medio de una disputa territorial que libran actores armados, que hacen presencia en zonas rurales y urbanas. Sumado a lo anterior se están dando confrontaciones entre campesinos y fuerza pública que ha dejado personas heridas y asesinadas, en medio de acciones de erradicaciones forzosas, que en nada resuelven la gran problemática de las comunidades.

Publimayo

En este contexto el día viernes 4 de diciembre de 2020, se conoció en Puerto Asís un panfleto, firmado por el grupo denominado “Comandos de la Frontera” donde se me hacen señalamientos y acusaciones FALSAS de ser seguidor de la organización denominada ¨Carolina Ramírez¨, también atentan contra mi buen nombre con la INJURIA Y CALUMNIA frente a la apropiación de recursos del proyecto PLADIA, por estas acusaciones me amenazan de muerte.

Hoy reitero mi condición de campesino, padre de familia, dirigente social y un defensor de la paz; una paz con respeto y garantía de derechos, con garantía a la tenencia de la tierra para las comunidades, con vías de acceso, con proyectos productivos, con garantías de transformación y comercialización, con una red hospitalaria para la atención de salud digna, con una universidad pública para que nuestros jóvenes puedan acceder a la educación superior, una paz con garantías de participación Democrática, una paz con inclusión de los más desprotegidos.

Llevo más de 20 años construyendo y exigiendo la materialización, de estos sueños de paz, me he movilizado históricamente en las carreteras, exigiendo la garantía de los derechos, esta labor social la he realizado con profundo amor al pueblo del putumayo, a su gente, a las comunidades rurales de donde tengo mis raíces, estoy convencido que la paz es el camino para cambiar las condiciones de vida de los habitantes de este hermoso territorio Andinomazónico.

Al gobierno he venido exigiendo garantías de derechos para las comunidades, como quedo establecido en el acuerdo de paz, no queremos que se repita la historia de los años 1996 – 2000; y lo responsabilizo de la grave crisis social por la cual atraviesa el departamento.

Por otro lado, quiero aclarar que el PLADIA -Plan de Desarrollo Integral Andino amazónico” fue un ejercicio de planificación rural, con el cual se generó empoderamiento en las comunidades para contar con una herramienta de planificación del territorio, ejercicio que contó con gran participación en la comunidades, este fue ejecutado mediante convenio del Ministerio de Agricultura, con CIPS y la Fundación Arawana, proyecto que contó con supervisión del Ministerio de Agricultura, para garantizar transparencia en el proceso de ejecución.

La MEROS acompañó todo el proceso de formulación, como hoy lo hace en la defensa en implementación del acuerdo de paz, pero quiero dejar claro que la MEROS no ejecutó recursos, pues no tiene personería Jurídica. Por lo tanto, no entiendo cuando se me acusa de apropiarme de recursos, ante esta INJURIA Y CALUMNIA invito a que se investigue con fundamentos legales, que sea los entes de control la procuraduría, contraloría quienes hagan las respectivas investigaciones, para que así no busquen excusas para atentar contra mi integridad y mi buen nombre. Con estas amenazas se impide mi ejercicio social y político como dirigente y diputado del departamento, en el acompañamiento que siempre he realizado en las comunidades, y que hoy ya no puedo realizar.

Ser un campesino y dirigente social, que he incursionado en la política electoral del departamento, ha generado grandes malestares en algunos sectores políticos del departamento, quienes sí se han saqueado los recursos de los putumayenses. Hoy se me quiere enlodar con semejante acusación tan irrisoria cuando mi único interés ha sido defender el bienestar de los ciudadanos.

Como dirigente social y Diputado del departamento, sigo soñando con la verdadera paz en este país, pero sobre todo en nuestro departamento, seguiré exigiendo el cumplimiento del acuerdo de paz, a solicitud de las comunidades seguiré visibilizando la grave crisis por la que atraviesan, seguiré rechazando las muertes y el luto generado a las familias putumayenses vengan de donde vengan, acojo el llamado de las organizaciones de solicitar a los ACTORES ARMADOS A REALIZAR UN ACUERDO HUMANITARIO YA” para sacar a los campesinos y comunidades y organizaciones de esa guerra absurda, sigo rechazando las erradicaciones forzadas las fumigaciones con agrotóxicos, rechazo total a la corrupción y seguiré exigiendo el respeto por nuestros derechos y los de nuestra amazonia, hasta que Dios me lo permita y hasta que el SOL se apague como lo dicen nuestros hermanos del pueblo Nasa.

Responsabilizo al Gobierno Nacional de las garantías de mi integridad física, psicológica y la de mi familia y nuestros derechos fundamentales por la situación que estamos viviendo. Hago un llamado a la Comunidad Internacional, al pueblo del Putumayo, a los sectores y organizaciones sociales, a las iglesias y la institucionalidad del departamento a que nos unamos en la búsqueda de soluciones a la grave crisis que vive nuestro Departamento. ¡QUE LA PAZ NO NOS CUESTE LA VIDA!

Por : Germán Arenas – LBM

Google

Síguenos / Me Gusta :
Twitter
Visit Us
Follow Me