Incentivo Forestal Amazónico – IFA: Primera prueba efectiva para disminuir la deforestación

Google

El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, a través de su programa Visión Amazonía y en coordinación con Corpoamazonia, CDA y Cormacarena, avanza en la implementación de una estrategia integral para detener la deforestación denominada “Núcleos de Desarrollo Forestal” (NDF). Estas áreas, localizadas en frentes de colonización con acelerados procesos de deforestación y donde existen necesidades de formalización de la propiedad, tienen una importante oferta forestal de productos maderables y no maderables, y cuentan con vías de acceso fluvial y/o terrestre, con mercados forestales presentes y con oportunidades de crecimiento.

En estos Núcleos de Desarrollo Forestal, se busca que el aprovechamiento sostenible de productos maderables y no maderables sea el componente principal de la actividad económica, pero no debe ser la única, por lo que se impulsa una visión integral de desarrollo de territorio, definiendo áreas para la restauración, implementación de sistemas agroforestales y reconversión ganadera.

Los NDF deben asegurar el crecimiento económico, la inclusión social y la protección ambiental para hacer del uso de recursos maderables y no maderables una verdadera estrategia de conservación y de cierre de la frontera agropecuaria.

El punto de partida de los Núcleos de Desarrollo Forestal es la construcción participativa de consensos con organizaciones campesinas, indígenas y afrodescendientes con respecto a las alternativas económicas y ambientales para frenar la deforestación y para la reconversión de áreas que han sido degradadas. Esta intervención es fundamental, pues tiene que ver con el empoderamiento de todos los actores, tanto institucionales como comunitarios, para que desde su campo de acción específico aporten a la construcción de bienestar para todos.

Publimayo

En los NDF se propone una forma diferente a la tradicional de explotación de bosques asegurando:

  • Legalidad, mediante el reconocimiento de la Autoridad Ambiental, que avala que el aprovechamiento forestal se hace acorde a la normatividad.
  • Uso planificado y sostenible del recurso mediante el Plan de Manejo Forestal, ejecutado bajo responsabilidad de la comunidad de la comunidad, que garantiza la protección del bosque.
  • Permisos de aprovechamiento forestal colectivos y no individuales.
  • Permisos otorgados en grandes extensiones y no en pequeños predios.
    Permisos con periodos de aprovechamiento largos y no cortos, garantizando así turnos de retorno de no menos de 25 años.
  • Fortalecimiento de las capacidades locales, técnicas, sociales y empresariales.
  • Fortalecimiento de la base social con el propósito de crear Empresas Forestales Comunitarias1 con capacidad organizativa, técnica y gerencial.
  • Reconocimiento pleno de derechos a comunidades y pequeños productores forestales, simplificando normas y procedimientos administrativos.
  • Capacidad de autogestión de la comunidad, pues los usuarios locales del bosque son los actores principales del manejo forestal y, por consiguiente, del desarrollo y conservación del bosque.

En la siguiente gráfica, se puede identificar una serie de actividades que se articulan ambiental, técnica y económicamente, las cuales tienen que ver con materia prima, participación comunitaria, transformación y comercialización final, y cuya implementación se adelanta en áreas que reúnen las condiciones para pasar de focos de deforestación a Núcleos de Desarrollo Forestal

En la gráfica anterior, se puede apreciar que uno de los componentes de los Núcleos de Desarrollo Forestal es la participación comunitaria. Entre las actividades que se ejecutan en este componente, se encuentra el Incentivo Forestal Amazónico (IFA), el cual es un reconocimiento transitorio, voluntario y complementario que se reconoce por el mantenimiento del bosque en pie en los predios ubicados en la zona de baja intervención del arco de la deforestación.

El valor que se reconoce depende del porcentaje de bosque que tiene el predio, para lo cual se hace una caracterización: si el predio presenta una relación de bosque mayor al 70%, recibe un pago de $300.000 mensuales. Hay un pago intermedio de $250.000 para predios que tienen una cobertura de bosque entre el 50% y el 70% y, si los predios tienen una relación de bosque menor al 50%, recibirá un pago de $200.000. Los pagos se hacen de forma trimestral.

Precisamente desde Remolinos del Caguán, el pasado lunes 17 de agosto, 76 familias de las veredas Naranjales (20), La Libertad (14), Caño Sucio (14), La Magdalena (20) y Loma Larga (13) recibieron el pago del Incentivo Forestal Amazónico (IFA), un reconocimiento por su trabajo para detener la deforestación y conservar los bosques y el agua para las futuras generaciones.

En el NDF Nueva Ilusión, se han vinculado un total de 81 familias que conservan 4.216 hectáreas de bosque: hay 5 familias que están en proceso de bancarización para acceder a los recursos; 16 familias, que llevan 9 meses con los acuerdos de conservación, recibieron alrededor de $2´700.000; 54 familias recibieron el pago de $ 1´800.000 por los 6 meses en el programa, y 6 familias que ingresaron en marzo de este año reciben el pago de un trimestre, correspondiente a $900.000, para un total de $ 145´800.000.

José Ignacio Muñoz, líder del pilar de Mejoramiento de la Gobernanza Forestal de Visión Amazonía, precisó durante el evento el carácter transitorio, voluntario y complementario del incentivo, que prioriza el fortalecimiento de las organizaciones locales existentes, como las Juntas de Acción Comunal; el empoderamiento de líderes campesinos con experiencias exitosas en el manejo del bosque para transferir aprendizajes; las iniciativas para el control y la vigilancia comunitaria del bosque, y la vinculación de los incentivos para la concertación y firma de acuerdos con control social para la conservación de bosques.

Por su parte, Luis Alexander Mejía, director de Corpoamazonia, destacó el papel del Ministerio de Ambiente, del programa Visión Amazonía y de los países Reino Unido, Alemania y Noruega al promover este esquema de PSA. Asimismo, resaltó que estas familias campesinas del NDF Nueva Ilusión recibirán un total de $874´800.000 durante 3 años.

Los presidentes de las Juntas de Acción Comunal que asistieron en representación de sus veredas fueron Argelis Loaiza Capera de la vereda Naranjales; Gildardo Martínez Silva, de la vereda La Magdalena; Josué Espíndola, de la vereda La Libertad; Manuel Prieto, de la vereda Loma Larga, y Edison Jurado Cardona, de la vereda Caño Sucio.

Este 31 de agosto, 80 familias, la mayoría pertenecientes al NDF Los Puertos, en Calamar, Guaviare, recibirán su cuarto pago del IFA.

El Sistema de Monitoreo de Bosques y Carbono del Ideam (SMByC) mes a mes hace el seguimiento a cado uno de los predios que han firmado los Acuerdos de Conservación y reportó que el 95 % de los beneficiarios del IFA cumplieron con su compromiso de mantener el bosque en pie.

Google