Beber licor modernamente mejora la función cognitiva, según un estudio

Google

RCNRadio

Tomar licor a diario no es tan malo como se creía. Un estudio encontró que beber alcohol moderadamente puede mejorar la función cognitiva.

l estudio que fue publicado por Journal of Alzheimer’s Disease (en inglés), es el primero en tener en cuenta la frecuencia del consumo de alcohol en una población mayor y su relación con el funcionamiento cerebral.

A través de múltiples estilos de vida y factores de salud, los científicos examinaron “la asociación entre el consumo de alcohol y la longevidad cognitivamente saludable” y encontraron una relación entre los dos factores, hasta los 85 años de edad.

Publimayo

Los investigadores descubrieron que los hombres y las mujeres de 85 años o más que consumían cantidades “moderadas” de alcohol de cinco a siete días a la semana, tenían el doble de probabilidades de gozar de una buena salud cognitiva, comparados con aquellos que no consumían alcohol.

La mayoría de los participantes del estudio (88%) informaron alguna ingesta de alcohol: el 49% informó una ingesta moderada de alcohol y el 48% informó beber casi a diario.

“En relación con los no bebedores, los bebedores moderados y grandes (hasta 3 bebidas / día para mujeres y hombres de 65 años y mayores, hasta 4 bebidas / día para hombres menores de 65 años) tenían probabilidades ajustadas de supervivencia significativamente mayores a 85 años sin deterioro cognitivo”, afirma los resultados del estudio 

Así las cosas, el consumo bajo a moderado se definió como menos de ocho tragos estándar por semana para las mujeres y menos de 15 tragos por semana para los hombres.

¿Qué es un trago estándar?

Una bebida con licor estándar, hace referencia a un trago que contenga entre 14 y 10 gramos de alcohol.

“Ahora hay mucha evidencia observacional que muestra que beber alcohol en cantidades leves a moderadas está asociado con una mejor función cognitiva y un menor riesgo de demencia en comparación a la abstinencia”, afirmó en CNN, la científica investigadora Kaarin Anstey, directora del Centro de Demencia para la Colaboración de Investigación NHMRC en Australia, que no participó en el estudio.

Google