Aspersión en personas: ¿peor el remedio que la enfermedad?

Google

LaNación

La aspersión de sustancias ‘desinfectantes’ en las personas que asistieron a recibir las raciones alimentarias del PAE en Neiva esta semana, generó polémica. Algunos médicos consideran que esta práctica puede poner en riesgo la salud.

La práctica que consiste en rociar personas con distintos líquidos desinfectantes mediante aspersión, “con el fin de desinfectar”, podría desencadenar en enfermedades en la piel y respiratorias, aseguran especialistas de la salud.

El pasado miércoles, cientos de personas que se acercaron a diferentes instituciones educativas de Neiva, para recibir las raciones del PAE, fueron protagonistas de esta práctica, por lo cual, médicos infectólogos hacen el llamado a las autoridades de la salud para que no se siga realizando.

Publimayo

“Estás prácticas no son recomendables pues se utilizan sustancias como desinfectantes las cuales están destinadas para superficies, no para personas; además, las concentraciones de los productos que utilizan no son las adecuadas para alcanzar un efecto que elimine los virus”, aseguró Carlos Enrique Conde, médico infectólogo del Hospital Universitario de Neiva.

Según el especialista, este método es muy grave, ya que se utilizan soluciones hipoclorito de sodio que pueden generar efectos nocivos para la salud de las personas, como enfermedades en la piel y respiratorias.

Conde aseguró que esta práctica es similar a la de las “mal llamadas cabinas de desinfección” que utilizan los mismos productos, no hay evidencia científica de que funcionen, “pero sí pueden perjudicar la salud”.

No recomiendan la aspersión

El Ministerio de Salud precisó mediante un comunicado que “teniendo en cuenta que a la fecha no se cuenta con evidencia científica que respalde la seguridad para la salud humana, ni la efectividad del control de la transmisión del covid -19 por el uso de cabinas, cámaras, túneles, arcos y demás dispositivos y sistemas de aspersión de desinfectantes sobre personas, se considera que el uso de las mismas representa un riesgo para la salud, y no se recomienda el uso de ninguno de estos dispositivos, como estrategia de prevención comunitaria del contagio del coronavirus”.

Por su parte, el Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (Invima) afirmó que las cabinas y túneles de desinfección no son considerados dispositivos médicos ni productos cosméticos para uso en humanos.

“De modo que, si se pretendiera utilizar un producto de higiene doméstica que tenga Notificación Sanitaria del Invima, no estaría autorizado para su utilización sobre el cuerpo humano, únicamente en superficies, utensilios, prendas de vestir u objetos que posteriormente tendrán contacto con las personas”, resaltó.

Agregó, que se están utilizando para la aspersión sobre personas, diferentes productos cuyo uso autorizado es la desinfección de superficies, equipos, dispositivos médicos o el tratamiento y desinfección de aguas residuales.

“No está permitido su uso como desinfectante de aplicación directa sobre humanos teniendo en cuenta que aún no existe una evaluación de los posibles riesgos sobre la salud humana”, puntualizó.

Google