El dibujo y la pintura como parte de la cultura global


El dibujo y la pintura son una forma de expresión que acompañó al ser humano en las distintas etapas de la historia. Con la necesidad de documentar todo lo que había a su alrededor, el ser humano comenzó a desarrollar diversas técnicas que le permitieron plasmar el mundo en diferentes lienzos. Si eres un apasionado del arte, de seguro quieras aprender dibujo. Superprof te dará las herramientas necesarias para poder expresar tus propios sentimientos y compartir tu visión del mundo dibujando. ¿Cómo evolucionaron el dibujo y la pintura como parte de la cultura global?

Los inicios de la humanidad en dibujo

Los dibujos y las pinturas que datan de hace aproximadamente 40 000 años cuentan historias que nos permiten conocer más acerca de los seres humanos que habitaban la prehistoria. Los primeros dibujos encontrados plasman historias de caza y narran las vivencias de los habitantes de un mundo muy diferente al que hoy conocemos. Estas pinturas ocupan cuevas, rocas e, incluso, las pieles animales. Encontradas en todos los continentes, nos permiten aprender sobre el hombre primitivo y la necesidad de representar artísticamente su vida cotidiana.

Los egipcios también usaron el dibujo y la pintura para expresarse. Sus dibujos, lejos de ser rudimentarios, incorporan muchos detalles y colores que resaltan la figura de los dioses y decoran tumbas, templos y antiguos papiros. Sin duda, los egipcios se expresaban a través de simbolismos y sus pinturas tienen un carácter fuertemente religioso.

Por otro lado, los griegos marcaron el comienzo de la pintura y el dibujo tal como lo conocemos hoy. Preocupados por la belleza humana, no solo decoraban grandes estructuras, sino que representaban al ser humano despojado de lo sobrenatural en lienzos que perduran como la principal influencia del mundo occidental.

La Edad Media y el Renacimiento

La Edad Media mantiene la representación detallada del ser humano y, con la creación del papel, se revolucionan la pintura y el dibujo. En esta etapa, esta actividad se torna más accesible y el mundo se inunda de pintores interesados en retratar la religión. Caracterizados por los colores vivos y las líneas marcadas, los dibujos de esta época inundan las iglesias y trabajan composiciones en las que la luz y la sombra adquieren protagonismo. Esto se ve reflejado, principalmente, en los vitrales que decoran las catedrales y juegan con la luz solar.

El Renacimiento, en cambio, pone al ser humano en el centro de todo y el arte no es la excepción. En esta etapa comienza una nueva representación del hombre en la que lo más importante es reconocer su belleza y expresarla. Tomando como inspiración las pinturas griegas y su visión del mundo, los pintores de esta época buscan captar la belleza del hombre y la naturaleza, experimentando con nuevas técnicas y efectos.
El dibujo en la Edad Moderna y Edad Contemporánea

En la Edad Moderna, el dibujo se especializó y pasó a dividirse en artístico y técnico. El dibujo artístico toma como forma de expresión las ideas abstractas y filosofías de la época, mientras que el dibujo técnico representa gráficamente distintos objetos con el fin de poder analizarlos con mayor facilidad. A comienzos del siglo XX aparecen las vanguardias europeas y cada una de ellas marca una ruptura con el movimiento anterior renovando el arte y creando nuevas formas de expresión. Dentro de las vanguardias, el futurismo, el cubismo, el expresionismo y el surrealismo son los movimientos más importantes. Cada uno tiene sus propias características y puntos de vista: el futurismo está interesado en la mecánica y el funcionamiento de los objetos; el cubismo recompone la realidad tal cual la interpreta subjetivamente el pintor; el expresionismo tiene como fin impresionar al público; y, por último, el surrealismo busca cambiar la vida.

En la actualidad, y con la emergencia de nuevas tecnologías, es posible el dibujo digital. Ya no se trata solo de plasmar algo en papel; ahora es posible crearlo directamente en un dispositivo móvil a través de píxeles que redefinen los colores y los tornan mucho más nítidos. El arte digital brinda la posibilidad de reproducir más fácilmente un dibujo imprimiendo cuantas copias sean necesarias. Además, los programas de diseño permiten crear animaciones en tres dimensiones y realizar composiciones que incluyan fotografías.

El dibujo y la pintura han evolucionado y mantenido un desarrollo que se equipara con la forma de ver el mundo de los seres humanos. Desde artistas y pintores hasta el hombre primitivo, su objetivo ha sido expresar, a través de diferentes técnicas, qué entendemos del mundo. La innovación tecnológica nos da más herramientas para expresarnos y, hoy en día, el mundo del dibujo y la pintura es prácticamente ilimitado; sin embargo, como parte de la cultura global no deja de ser una forma de expresión que nos permite entender más el mundo que nos rodea.