Icono del sitio MiPutumayo.com.co

El reto de los nuevos gobernantes

Síguenos / Me Gusta :
Juan Carlos Espinosa Santacruz – Economista

Por Juan Carlos Espinosa Santacruz

En octubre pasado la comunidad se expresó a través del voto en numerosos casos apoyando propuestas alternativas desligadas de los partidos tradicionales y del oficialismo político. Casos como el de Bogotá, el de Cúcuta, Cartagena y Medellín son ejemplos de la evolución política de la comunidad que reclama mejores liderazgos. En el Putumayo también hay ejemplos de este comportamiento de los electores, entre los que cabe citar los casos de Mocoa, Villagarzón y.Puerto Asis y la alta votación para Gobernación que obtuvo la propuesta de Andrés Cancimance.

Sucede con frecuencia que en cada elección renacen las esperanzas de un mejor futuro para las comunidades, pero también ocurre, corrientemente cada cuatro años, al final de los períodos de gobierno, que reina la frustración por el mal gobierno de alcaldes o gobernadores.

Esta frustración nace de las decisiones equivocadas de los mandatarios en el ejercicio del poder. Porque se dedicaron a negocios particulares, a enriquecerse a costa del erario público, descuidando el buen gobierno o porque no escucharon a la comunidad. Muchos de ellos terminaron sus períodos con muy baja popularidad y sin embargo sonríen, con la satisfacción de terminar con dinero suficiente para pagar los líos jurídicos y disciplinarios que tendrán que enfrentar, para darse la vida de los nuevos ricos y para volverse a lanzar en próximas elecciones. Es parte del cinismo de los politiqueros que se hacen expertos en engañar a la comunidad.

Publimayo

También hay mandatarios que terminan con un alto nivel de aceptación, porque nunca se desconectaron de la comunidad, porque manejaron con decoro los recursos públicos y porque generaron soluciones adecuadas, pertinentes y oportunas a los ciudadanos. Es bueno que los que se acaban de posesionar decidan cómo quieren que los recuerden los ciudadanos, como buenos y eficientes administradores de lo público o como corruptos e incompetentes, que le dieron la espalda a la comunidad.

A los nuevos mandatarios les corresponde, con hechos demostrar que la comunidad eligió bien. Que lo que propusieron en campaña no era solo discurso y que están comprometidos con ayudar a mejorar el bienestar de la comunidad y a corregir las fallas de los gobiernos salientes. No puede ser que aquello que rechazaban en la campaña política, luego, sin ninguna razón válida conocida, lo acepten y respalden. La buena política reclama coherencia entre lo que se dijo o se dice y lo que se hace.

Las personas en realidad no se conocen por lo que dicen, sino por lo que deciden y hacen, así que las acciones de los que acaban de llegar al poder nos comenzarán a mostrar lo que en verdad son: negociantes, revanchistas o buenos gerentes de lo público.

Las personas que integran los equipos de los nuevos gobiernos deben tener gratitud con los mandatarios que le dieron esa oportunidad, sin olvidar que el gran compromiso es con los ciudadanos y que los intereses de la comunidad deben estar por encima de los intereses de un jefe o de un movimiento político.El compromiso es con los ciudadanos que esperan buenos gobiernos, capaces de abordar el diálogo comunitario y de proponer y gestionar la solución a los principales problemas de la gente. Por eso su labor debe estar regida por principios fundamentales como la honestidad, el buen trato a la comunidad, la calidad y calidez de la atención y la eficiencia en la toma de decisiones para generar progreso y bienestar social, especialmente para la población vulnerable.

El reto de los nuevos gobernantes y los integrantes de sus equipos de trabajo es recuperar la confianza que los ciudadanos han perdido en la política y en el gobierno; para ello es necesario  trabajar con honradez, sinceridad y dedicación; también abrir espacios de diálogo con la ciudadanía y sus líderes, pues en la comunidad hay mucha sabiduría y experiencia que con toda seguridad ayudará en la toma de decisiones.

Debo recomendarle a los mandatarios que inician su  periodo de gobierno  que piensen en grande, sólo así lograrán la transformación de la sociedad; que escuchen a los ciudadanos, en ellos está el poder; que aprovechen bien el tiempo, el cual pasa muy rápido; que empoderen a los integrantes de su equipo, para tener gobiernos fuertes; que no cacen peleas pequeñas, eso los distrae de lo realmente importante; que no gobiernen mirando el espejo retrovisor, en sus manos esta hoy conducir a la sociedad hacia un mejor futuro; que una tarea estratégica es unir a la comunidad, por encima de las diferencias políticas; que a los ciudadanos no les basta saber que recibieron el gobierno con muchos problemas, sino que esperan que se avance en las soluciones; que sean estratégicos con lo que comunican por los medios tradicionales y por la redes sociales, porque lo importantes no son las promesas, sino los resultados. Los ciudadanos esperan mucho de los nuevos gobernantes, no aguantan más frustraciones.

Desde otra perspectiva, cómo puede ayudar la comunidad a que haya buenos gobernantes? Rodeando y acompañando de cerca las acciones de los nuevos gobiernos; apoyando, participando y vigilando. Los asuntos públicos son demasiado importantes para dejarlos solo en manos de los alcaldes o del gobernador. Es supremamente inadecuado y peligroso dejarlos solos. Por eso es importante desarrollar capacidad política que obligue a los mandatarios a concertar con la ciudadanía las decisiones de política pública y las principales y más grandes obras que requiere la comunidad. Si hay una buena relación entre los mandatarios y la comunidad, habrá una mejor gobernabilidad.

Trabajar por la comunidad desde lo público es una buena experiencia; también una gran oportunidad de servir a la comunidad, para lo cual se requiere sabiduría, carácter, humildad y deseo constante de aprendizaje. A todos los que inician sus tareas en los nuevos gobiernos se les desea el mejor de los éxitos, la comunidad necesita celebrar sus buenos y grandes logros.

UNA NOTA MUY PERSONAL. Agradezco a Jhon Jairo Imbachi López, Alcalde de la capital, la oportunidad que tengo de prestar mis servicios a la bella comunidad de nuestro querido Municipio de Mocoa como Secretario Financiero y Administrativo. Espero estar a la altura de las expectativas de los ciudadanos, contribuir a hacer un buen gobierno, organizar y fortalecer las finanzas públicas  y apoyar los grandes cambios que requiere el Municipio.

Google

Síguenos / Me Gusta :
Salir de la versión móvil