Impactante relato de mujer que duró 34 días perdida con sus hijos en selvas del Amazonas


Fuente : BluRadio / Jairo Figueroa

Las cuatro personas, visiblemente afectadas por desnutrición y deshidratación, fueron trasladadas a la clínica Putumayo en puerto Asís.

Desde una clínica en Puerto Asís, Oliva Pérez, la mujer que estuvo desaparecida durante 34 días en selvas del Perú, narró cómo sobrevivió con sus tres hijos en el lugar donde se perdieron cuando pretendían encontrarse con su esposo para pasar Navidad en el vecino país.

Según contó, viajaron en bote por el río Putumayo y desembarcaron donde se suponía sería el encuentro con su pareja. Sin embargo, permanecieron enredados en la selva, donde casi no había alimentos ni agua.

“Era solamente andar, en la noche hacíamos cambuches y a dormir”, aseguró.

“Fue a las 2:00 de la madrugada del pasado sábado, unos pescadores, un señor con sus cuatro hijos, él iba alumbrando y nosotros salimos, nos sacó de allá”, relató.

La mujer, de 40 años, junto a los pequeños Maryi, de 14 años; Geraldin, de 12; y Jean Carlos Pérez Parra, de 10, contó que sus hijos estaban tristes porque no sabían si era la última Navidad que pasarían juntos, perdidos entre la selva.

“No tenemos comida, no teníamos regalos, querían ver al papá. Yo les decía “tranquilos mis niños, que este año es así, pero el otro año va a ser diferente”, contó.

La mujer y sus tres hijos fueron evacuados por personal de las fuerzas armadas de Colombia y Perú, y llevados hasta la base de la Fuerza Naval del Sur, en puerto Leguízamo, donde recibieron los primeros auxilios médicos.

Las cuatro personas, visiblemente afectadas por desnutrición y deshidratación, fueron trasladadas a la clínica Putumayo en puerto Asís. Dos de los menores fueron remitidos a Pasto, debido a su estado clínico complicado, mientras que a la menor también le ordenaron el traslado hacia esa ciudad.

Oliva Pérez aseguró que al reencontrarse con su esposo y demás familiares, sintió una nueva oportunidad para vivir.

“Dios nos dio una oportunidad a mí y a mis hijos después de esto, porque ya nos sentíamos muertos”, finalizó.