Cuatro peajes y la Ruta 45 en el Huila completamente deteriorada


Fuente : OPANoticias

Opanoticias.com, hizo un recorrido para observar el mal estado de la vía. Mientras otras regiones como el Valle, Antioquia, Atlántico y Tolima, avanzan en vías 4G, en el Huila seguimos caminando por trochas. Para el mantenimiento de la vía, solo se encuentran ciudadanos del común tapando huecos y recibiendo monedas en la copa del sombrero.

Los más de 200 kilómetros de la vía principal entre Neiva,  Pitalito y San Agustín, sigue siendo el dolor de cabeza y la odisea para los transportadores de carga y para los conductores de vehículos particulares que a diario recorren este importante corredor vial que conecta al Huila con el Cauca, Caquetá y Putumayo.

Por ejemplo, en el sector de Pericongo, se registró en el año 2018 una grave emergencia que dejó como saldo una persona muerta y varias heridas, provocando además el cierre definitivo de la Ruta 45 perjudicando el flujo vehicular y el desarrollo económico no solo del Huila, sino también de todo el sur del país.

Para el mes de julio del año en curso, el Quimbo se llevó gran parte de la calzada en el sector conocido como las Vueltas de Alonso Sánchez entre Gigante y Garzón, emergencia que también perjudicó el tránsito entre Neiva y el sur del país, generando pérdidas económicas para el sector comercio y la suspensión del servicio de gas domiciliario a la vecina ciudad de Florencia.

Esta misma vía deteriorada invadida de huecos, ha sido protagonista de numerosos accidentes de tránsito, que ha cobrado la vida a centenares de personas, como también miles de lesionados en los últimos 15 años, tiempo en que poca atención ha recibido esta arteria vial del Gobierno Nacional, de Invías y de los concesionarios.

Hace poco, el Gobernador del Huila Carlos Julio González Villa, seguramente avergonzado por los turistas, adelantó una minga para tapar más de mil huecos en esta ruta, mitigando un poco los baches más prolongados en el pavimento, aunque algunos tramos siguen completamente deteriorados.

Lo curioso del caso, es que con tanto dinero que recaudan los peajes, no se observa ni una sola máquina de Invias, haciendo mantenimiento en esta vía nacional, solo se encuentran ciudadanos del común con pica y pala, tapando huecos y recibiendo monedas en la copa del sombrero.

Para colmo de males, desde hace 20 años existen cuatro peajes desde El Patá hasta Altamira, peajes que recaudan a diario muchísimos millones de pesos, dinero que se supone que debería ser invertido para el mantenimiento de este corredor vial, pero los huilenses del común y los transportadores se preguntan a diario ¿Y a dónde va a parar la plata que recauda minuto a minutos estos cuatro peajes?…


A %d blogueros les gusta esto: