Retos de la Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas (UPBD)


En el mes de mayo de 2019 La Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas (UPBD), estableció una oficina en el  municipio de Puerto Asís dando inicio a la territorial Putumayo y la posibilidad de reabrir la escucha de cientos de familias que aún buscan a sus familiares desaparecidos en medio del conflicto armado.

“La UBPD busca facilitar la comprensión del mecanismo, las formas de acceso y la participación activa de víctimas, organizaciones y la sociedad en general, en los procesos de búsqueda humanitaria y extrajudicial, a través de acciones y procesos pedagógicos, así como promover el reconocimiento y la solidaridad de la sociedad en la búsqueda de los desaparecidos en contexto y razón del conflicto armado en Colombia.”

En Putumayo se avanza con la identificación de familias en el municipio de Puerto Asís con un aproximado de 40 casos y en el municipio de Mocoa con la recepción de 19 casos que fueron apoyados por la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados – ACNUR Putumayo y entregados formalmente el pasado 14 de noviembre de 2019, como acciones para la implementación de los acuerdos de paz.

La UPBD es un mecanismo del Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición, derivado del Acuerdo de Paz y en el marco del El Programa de USAID “Justicia para una Paz Sostenible” que tiene como objetivo “fortalecer la efectividad y la capacidad de respuesta del sistema de justicia colombiano, aumentar el apoyo ciudadano al Estado de Derecho en las regiones afectadas por el conflicto y afrontar las necesidades críticas de justicia de las víctimas del conflicto armado. Específicamente, el JSP trabaja para aumentar la capacidad de las instituciones del sector para dispensar justicia efectiva en el nivel local y fortalecer a las organizaciones locales de la sociedad civil para apoyar el compromiso ciudadano por la defensa de sus derechos”. Se encontró la posibilidad de tener un espacio conjunto y articulado al proceso que avanza en materia de desaparición forzada, proyectando la película El Silencio del Rio del director Colombiano Carlos Tribiño, quien logra trasmitir dos historias de un niño huérfano de padre y un campesino amenazado y desplazado por la violencia, quienes enfrentan la desaparición forzada desde diferentes dolores y en la relación con el rio, ese rio que en los territorios de Colombia une comunidades, pero que además lleva y trae historia de víctimas inocentes en una guerra de tantos años, que hoy transita en la búsqueda del cumplimiento de los acuerdos de paz.

Los dos cine foros lograron hacer visible aspectos importantes en materia de acceso a justicia, en primer lugar la necesidad de avanzar en la sensibilización sobre Búsqueda de personas desaparecidas, las familias manifiestan que se sienten invisibles y poco escuchadas, pues, es una lucha desde el día en que sus familiares desaparecieron y sin respuestas claras, en los relatos se encontraron a familias que llevan una búsqueda de 28 años y que aún conservan la esperanza de encontrar noticias para lograr cerrar un proceso en sus vidas. Sienten que hablar de este hecho victimizante en el territorio es abrir otras apuestas para la búsqueda de la verdad y la justicia, además de brindar la posibilidad a posibles familias que aún no inician una búsqueda activa de sus familiares por falta de conocimiento.

En segundo lugar, permitió reconocer y reafirmar la necesidad de atención integral para las familias, el acceso real a las rutas de atención y finalmente el fortalecimiento de la organización social como red de apoyo.

En uno de los espacios se contó con la presencia del guionista y director de la película quien deja la siguiente reflexión. “El día 19 de Noviembre de 2019 tuve la oportunidad de presentar la película El Silencio del Río en Puerto Asís. Fue para mí, y tal vez para muchos de los asistentes, una experiencia única, debido que el argumento de la película es el problema del duelo con relación a personas desaparecidas y la gran mayoría de los espectadores son víctimas de esta problemática. Esto provocó una conexión emotiva especial con la película y generó un espacio de sensibilización muy íntimo y sincero en el foro. Puedo dar fe, que tal vez la acción más eficaz del evento fue la sensibilización y la empatía que se creó con los personajes, pues permite que algunos de los familiares de desaparecidos se den el permiso de hablar, dar testimonio, y además buscar la opción de justicia que el programa ofrece.”Carlos Tribiño.


Share This Post