Putumayo, la frontera de la esperanza para los venezolanos


En la foto: Jairo Aparicio, migrante venezolano

San Miguel/Colprensa

Por. Germán Arenas Usme

Con miles kilómetros en sus pies, y con unas maletas llenas de esperanza Jairo Aparicio, un “Maracucho”, afanosamente trataba de llegar a la frontera con Ecuador por el puente Internacional de San Miguel en el selvático departamento del Putumayo, en compañía de su esposa,  sus 4 hijos y dos cuñadas.

Habían salido 17 días atrás de Maracaibo estado  de Zulia Venezuela, por la difícil situación que vive su país en lo político, social y en lo económico. Su destino final Lima Perú. Caminando unos kilómetros otros trepados en camiones donde un grupo de hinchas de un equipo de fútbol le robaron sus papeles en el municipio de Honda Tolima, cuando venía encima de la carpa de un camión junto con su familia.

Sin muchas “reales” en los bolsillos o sea dinero, Aparicio logro llegar al municipio de San Miguel Putumayo, la mañana de este domingo 25 de agosto donde hizo una parada para reacomodar sus equipajes, comer algo ligeramente y pedir un chance a un autobús de la empresa Putumayo de Sucumbíos Ecuador, para lograr llegar a las oficinas de Migración y lograr obtener los permisos para alcanzar el sueño del sur, como miles de venezolanos vienen persiguiendo hace varios meses por la situación de su país.

“Yo no sabía que iban a pedir pasaporte y visa mi vale, pero yo paso como sea; yo voy palante con mi familia”, expreso algo apresurado este migrante.

En la foto: Migrantes veenzolanos entre ellos varios menores de edad

Como él, casi 200 venezolanos más apresuraban el paso para legar a la frontera y lograr los trámites de migración que les permitiera el paso hacia el vecino país. Hasta las 8 de la noche Migración Colombia atendió a los venezolanos, muchos de ellos no lograron su cometido por la falta de documentación quienes se quedaron frustrados y desorientados en medio de la penumbra de la noche en medio de la manigua.

Vera Quina, jefe de oficina de la ACNUR en Putumayo, junto con su equipo de trabajo adelantaban labores de apoyo para atender a estos ciudadanos y  hacerles algo apacible su tránsito por el paso fronterizo. Muchos de ellos tendrán que quedarse en Putumayo por la falta de los documentos que exige Ecuador para su ingreso, señalo la señora Quina.

Julio Sinfontes, vocero de la fundación Venezolanos en Colombia, con residencia en Puerto Asís Putumayo, hizo visible su preocupación por los paisanos que se quedaran en este departamento por no poder seguir sus viajes al sur del continente aumentando la cifra de venezolanos en este departamento que supera los 5 mil distribuidos en casi la totalidad de los 13 municipios, la mayoría sin trabajo y pasando muchas necesidades.

“Le hago un llamado al gobierno departamental como a todas las autoridades oficiales que tengan la potestad de atendernos para que nos den una manito en salud, educación y en empleo”, puntualizó Sinfontes.

Mientras corría Aparicio, hacia el bus que lo iba transportar a él y su familia hasta las oficinas de Migración Colombia, ubicadas en la ciudad de Sucumbíos Ecuador, gritaba: “Esta es la frontera de la esperanza para los venezolanos”.-


Share This Post