La cesión del contrato de la vía 4G entre Santana y Neiva será a finales de agosto


Vía Mocoa – Pitalito

La ANI aseguró que el contrato por $2,9 billones se mantiene. El Grupo Ethus quedaría a cargo de este proyecto, en el cual se prevé la intervención de 457 kilómetros.

Todo estaría listo para que a más tardar el otro mes se realice la cesión del contrato de la vía Santana – Mocoa – Neiva al Grupo Empresarial Ethus. Se trata de un negocio que se ha venido gestando desde inicios de este año y el cual se definiría ahora que los Solarte, accionistas mayoritarios de ese proyecto, le entreguen su participación a este nuevo inversionista, que tiene una larga trayectoria en el sector de infraestructura y el cual se encargaría del desarrollo de más de 450 kilómetros de esta carretera 4G.

La razón por la que hoy la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) esté adelantando el proceso de cesión de activos se debe a los incumplimientos por parte de Aliadas para el Progreso. Este concesionario, compuesto por Carlos Alberto Solarte Solarte S.A.S. (62,2%), Cass Constructores S.A.S (30,7%) y Latinco (7%), habría, según la entidad, incumplido con el desarrollo del proyecto a tal punto que las obras deberían superar 30% de avance, pero tan solo alcanzan 5%.

“Venimos trabajando en una propuesta de cesión con el Grupo Ethus, que lidera el empresario William Vélez, para poder darle viabilidad al proyecto (…). Esperamos para finales de agosto tener toda la cesión del contrato e iniciar todas las acciones con el Grupo para poder reiniciar las obras”, explicó Luis Eduardo Gutiérrez, vicepresidente de gestión contractual de la ANI.

El funcionario confirmó que con la reactivación de esta carretera de 4G se intervendrán en total 457 kilómetros de siete unidades funcionales que componen la obra. De ese total, 103 kilómetros serán de mejoramiento, 321 kilómetros de rehabilitación, 54,2 kilómetros de nueva obra y cinco kilómetros de construcción de un tercer carril. “Estamos revisando en Santana – Mocoa – Neiva la oferta y el plan remedial. Esperamos que las obras empiecen en un par de meses”, explicó hace unos días el viceministro de Infraestructura, Manuel Felipe Gutiérrez, quien destacó que la reactivación de este tramo sería junto a otra vía 4G: Mulaló – Loboguerrero.

La entrega del contrato de $2,9 billones al Grupo Ethus marcaría un nuevo hito para el desarrollo de esta carretera del suroccidente del país. Esto debido a que desde septiembre de 2016, mes en el que se iniciaron las obras, aún no se han logrado intervenir algunos puntos críticos de la vía. Por ejemplo, el mejoramiento de las curvas en el sitio Pericongo.

La falta de financiación de los inversionistas es para los expertos una de las razones por las cuales se estaría definiendo la entrega de la participación de los Solarte a este nuevo inversionista. Jairo Espejo, director de infraestructura de Aciem, explicó que “la crisis reputacional a la que se ha enfrentado este conglomerado lo ha llevado a salir de algunos proyectos. Hay desconfianza en la banca y eso genera que no se logren desembolsos para la ejecución de estas obras”.

La ANI prevé, por ahora, que con este nuevo inversionista las obras estén listas a más tardaren cuatro años. La intervención de este corredor permitirá, según Mintransporte, una mayor movilización de carga desde Ecuador y el sur de Colombia hacia el centro del país y la Costa Caribe. Además, ahorros de dos horas de viaje entre San Miguel a Bogotá.

Grupo Solarte entregaría otra vía 4G

El Fondo Colombia Infrastructure Partners, administrado entre México Infrastructure Partners y Skandia Latinoamérica, antes Old Mutual, le confirmó hace unos días a LR que estaba en negociaciones con los Solarte para adquirir su participación en el proyecto de 4G entre Santander de Quilichao y Popayán. Aunque no confirmaron cuándo se haría efectiva la cesión, desde el Ministerio de Transporte se aseguró que en dos o tres meses se haría efectiva la negociación, lo que permitiría que las obras de este proyecto inicien este año.

Fuente : LaRepública


Share This Post