Comunidades indígenas de Putumayo piden ayuda inmediata tras inundaciones


Según organismos de socorros, las fuertes lluvias presentadas desde el 20 de junio han dejado cerca de 14.000 personas damnificadas en este departamento.

Solicitan ayuda para el Resguardo Siona Buenavista y comunidades indígenas aledañas.Cortesía

Comunidades indígenas de Putumayo lanzaron una alerta por las inundaciones que afectan a cerca de 325 personas de 65 familias diferentes.

El desbordamiento de varias quebradas y del Río Putumayo ha causado fuertes afectaciones en el municipio de Puerto Asís, que fue declarado en estado de calamidad pública, y en zonas rurales de la Zona de Reserva Campesina Pela Amazónica, ZRCPA.

“Las inundaciones y las fuertes lluvias dejan en nuestra comunidad a la fecha destrucción parcial y afectaciones en algunas viviendas, de la infraestructura educativa y del único puente peatonal de ingreso a la comunidad, que ya se encontraba gravemente deteriorado”, denuncian en un comunicado.

Por otra parte, desde el Resguardo Siona Buenavista informaron que la emergencia ambiental los ha dejado incomunicados y sin combustible, teniendo en cuenta que la única vía de transporte es la fluvial. Asimismo, aseguraron que han sufrido la pérdida de gallinas, patos y ganado, así como de cultivos de cacao, caña y arroz.

Las inundaciones, que cumplen cinco días, también han causado la suspensión de actividades como la agricultura, la pesca y la cacería, que representan un medio de subsistencia para estas comunidades.

“Algunas personas de la comunidad, especialmente niños y niñas, mujeres embarazadas y adultos mayores empiezan a sufrir enfermedades respiratorias, gastrointestinales y de piel sin que tampoco tengamos acceso a servicios médicos o medicinas”, se lee en el documento.

Las comunidades piden al Gobierno que intervenga y les brinde la ayuda humanitaria correspondiente. Solicitan la entrega de kits de limentos no perecederos, implementos de aseo personal, tanques para la recolección de aguas lluvia, y otros elementos como colchones y cobijas.

Fuente : ElEspectador


Share This Post