El Invías acelera la inversión para las carreteras terciarias en Colombia


Hasta 20% de las inversiones iría a las zonas ‘Pdet’, que hacen parte del plan de desarrollo con enfoque territorial, que se centraría en unos 16 territorios

Sebastián Montes – smontes@larepublica.com.co

A pesar de que 68% de las vías del país hace parte de la red terciaria, todavía existen departamentos como Chocó, Caquetá, Guaviare, Guainía, Vaupés y Amazonas que cuentan con pocos kilómetros de vías de este tipo (ver gráfico). La mayoría de ellos tienen una gran densidad de cultivos ilícitos.

Por esta y otras razones, actores como el Instituto Nacional de Vías (Invías) estructuraron el programa Colombia Rural, con el que las alcaldías municipales pueden priorizar las vías con mayor necesidad de intervención. Precisamente, hoy cierran las inscripciones para la postulación de proyectos a dicha iniciativa, en la que se invertirán hasta $1,5 billones. “El Gobierno Nacional destinó para la vigencia 2019 recursos por $500.000 millones. Se esperan para 2020, 2021 y 2022 inversiones bianuales por $1 billón para el Programa Colombia Rural”, destacó el director del Invías, Juan Esteban Gil.

También es importante tener en cuenta que las zonas de intensos cultivos de coca también se caracterizan por la ausencia de vías terciarias, según comentó el alto consejero presidencial del departamento administrativo de la Presidencia de la República, Emilio José Archila.

Entre dichas zonas destacan Nariño y Putumayo, e incluso departamentos que casi no cuentan con vías terciarias, como Caquetá y Chocó, según datos de la Oficina de las Naciones Unidas para la Droga y el Delito (Unodc).

El funcionario también recalcó que en la actualidad existen 16 zonas del país que reúnen los 170 municipios más afectados por la violencia y la pobreza, que se conocen como territorios ‘Pdet’ al estar dentro del Plan de Desarrollo con Enfoque Territorial. Para dichos terrenos se destinarán hasta $100.000 millones de $500.000 millones iniciales de inversión en vías terciarias, dando un total de 20% enfocado en la conectividad, rubro vital en la implementación de los acuerdos de paz.

Así las cosas, Gil también puntualizó que otro de los beneficios del desarrollo vial en la red terciaria corresponde al crecimiento de la oferta del turismo y ecoturismo del país, haciendo que zonas apartadas, antes afectadas por el conflicto armado sean más accesibles. Esto teniendo en cuentan su gran potencial de fauna, flora y territorios fértiles.

De los 142.284 kilómetros de vías rurales que tiene Colombia, unos 13.959 están a cargo de los departamentos, hasta 27.577 del Invías y unos 100.748 de los municipios, que se llevan 71% de la torta. Frente a la participación de estos últimos, el director de Fedemunicipios, Gilberto Toro, mencionó que los beneficios de su participación directa se resumen en que “conocen mejor que cualquier otro servidor público las necesidades de sus comunidades rurales”.

Frente a los recursos involucrados en estos procesos, el ejecutivo resaltó que “tienen toda la vigilancia porque los campesinos son los más interesados en que todo se haga con oportunidad y transparencia”.

En cuanto a la financiación de estos proyectos, Gil recalcó que tendrán como soporte los recursos del Sistema General de Regalías, así como apoyo de los entes territoriales, el sector privado, cooperación internacional y el programa obras por impuestos.

Las vías alternas también deben ser un foco de atención para mejorar

De acuerdo con el gerente de infraestructura logística y transporte de la Andi, Edgar Higuera, la recomendación para el desarrollo de las vías terciarias hace referencia a permitir su integración a las carreteras nacionales que vinculen la producción agrícola y agroindustrial al país. A su vez, mencionó que en regiones como la Orinoquía es vital resolver temas relacionados con las vías de largo alcance para aumentar la capacidad de transporte y rehabilitar la infraestructura del país e impulsar su conectividad.

Fuente : LaRepublica


Share This Post