¿Contribuye el Programa de Alimentación Escolar (PAE) en la reducción de los índices de obesidad infantil?


Según cifras de la Encuesta Nacional de Salud Escolar de 2018, 82% de niños consume artículos de paquete una vez al día. Foto: Getty Images

Por : Dianni Cadena

Actualmente, la obesidad infantil es un problema de salud pública que, a nivel mundial afecta de manera progresiva y con cifras que van en aumento de manera alarmante. En niños con exceso de peso es más probable la presencia de enfermedades como la diabetes, las enfermedades cardiovasculares, problemas de autoestima y depresión, de ahí la importancia de prevenir este mal.

Un estudio dirigido por el Imperial College de Londres y la Organización Mundial de la Salud (OMS) indican que, de seguir esta tendencia, en 2022 habrá más población infantil y adolescente con obesidad que con insuficiencia ponderal moderada o grave. Solo en 2016, más de 41 millones de niños y niñas menores de cinco años en todo el mundo tenían sobrepeso o eran obesos; con causas que van desde la falta de actividad, al consumo en exceso de azucares y fructosas.

En Colombia, según la Encuesta Nacional de Situación Nutricional (ENSIN), observó que en la primera infancia (niños y niñas de 0 a 4 año) el exceso de peso subió de 4.9% en 2010 a 6.3% en 2015. Por otro lado, Luis Fernando Gómez, médico con maestría en salud pública declaró que en un periodo de cinco años la tasa de obesidad escolar en Colombia incrementó del 18% al 24%.

Según la Encuesta Nacional de Salud Escolar (ENSE), con el apoyo del Ministerio de Salud de Colombia, el 74% de los niños y niñas toman bebidas azucaradas una o más veces al día; 83% come uno o más paquetes de comida chatarra al día y el 76% de los estudiantes no consume lácteos con frecuencia.

Preocupa que no se esté protegiendo el derecho a una alimentación adecuada y saludable en niñas y niños, ya que cuando una persona desarrolla malos hábitos a temprana edad, es probable que siga así en edad adulta, al igual que un niño obeso seguirá siendo obeso de adulto.

Proveer de productos naturales, saludables y de alto contenido nutricional a las cafeterías y a los comedores escolares es fundamental para prevenir la obesidad infantil; crear hábitos alimenticios saludables ayuda a los niños y niñas a cuidar su cuerpo, a valorar la comida sana y a seguir estilos de alimentación sanos.

Aquí nace, uno de los papeles más importantes del Programa de Alimentación Escolar (PAE) en el departamento del Putumayo; además de contribuir a disminuir los índices de deserción en la población escolar, establece objetivos como el promover la implementación de proyectos pedagógicos transversales en estilos de vida saludable y ofrecer un complemento alimentario tipo almuerzo a niños y niñas en edad escolar que aporte los requerimientos de energía, macronutrientes y micronutrientes. Estos objetivos permiten promover estilos de vida saludables e iniciativa para decidir sobre su salud, su crecimiento y su entorno,también permite que las instituciones puedan ser orientadas; un ejemplo de iniciativas son los talleres para desarrollar con papás y beneficiarios PAE que tienen como fin fomentar el sentido de pertenencia, su rol y responsabilidad frente a la alimentación de sus hijos y frente al PAE, y también, concientizarlos de la importancia de escoger alimentos saludables, asuntos que también deben ser tenidos en cuenta al momento de crear, activar y asistir sobre los Comités de Alimentación Escolar (CAES).

En la cotidianidad no existe articulación sobre los esfuerzos en la implementación de las políticas públicas de alimentación escolar (cobertura), en brindar una alimentación balanceada y equilibrada con el interés económico de las cafeterías de propiedad de privados que poco o nada les interesa comercializar productos con azucares añadidos, grasas saturadas, conservantes y saborizantes artificiales dañinos para la construcción de hábitos saludables que se promulgan al interior del Programa de Alimentación Escolar – PAE del Departamento del Putumayo.

En el Putumayo, en la ciudad de Mocoa, la Institución Educativa Santa María Goretti ha puesto todo de sí para mejorar la alimentación y la salud de sus estudiantes, prohibiendo el consumo de comida chatarra dentro de sus instalaciones; se espera replicar en otras instituciones con el fin de asegurar el bienestar de los escolares.

La obesidad infantil se presenta en índices más altos en sectores urbanos, el complemento tipo almuerzo del programa puede ayudar a tener mucho más control sobre la alimentación de los niños y niñas de este sector; sienta las bases para la prohibición del consumo de comida chatarra en las instituciones educativas del departamento y permitiría que los hábitos alimenticios de los escolares sean saludables por elección en un futuro.


Share This Post