Declararán caducidad de contrato de Aliadas

Google

La empresa Aliadas para el Progreso no pudo cumplir porque no llegó a ningún acuerdo con empresa interesada. Pericongo seguirá esperando.

Por ahora, serán mejoradas varias de las vías alternas a la zona de Pericongo, según confirmó Invías.

Estaba casi que cantado. Era cosa de días para que el contrato de la empresa Aliadas para el Progreso que tenía a su cargo la concesión vial Neiva- Mocoa- Santana en el Putumayo, terminara mal.

Definitivamente Aliadas colapsó, pues los plazos y las oportunidades que le habían otorgado tanto la Agencia Nacional de Infraestructura, ANI como el Ministerio de Transporte para que pudiera subsanar de alguna manera la situación, no pudieron ser cumplidos. No tuvo cómo responder.

El objetivo era que el contratista por fin, después de tantos incumplimientos entregara una opción para salvar el contrato buscando un aliado estratégico pero finalmente no pudo ser.

Publimayo

Lo que se pretendía con este aliado estratégico, que obviamente tuviera un buen músculo financiero, era que éste asumía el contrato de Aliadas y continuaba con las obras para terminar un proyecto ambicioso como el  de la concesión vial Neiva- Mocoa- Santana en el Putumayo.

Cabe recordar que en su momento se habló de una empresa francesa con todos los pergaminos, que había expresado sus serias intenciones de asumir el tema. Sin embargo, todo indica que las cosas no se dieron, no se llegó a acuerdo alguno y ahora es otro el panorama.

Pero algo bueno queda de todo este proceso, un año después de que varios diputados del departamento se encadenaran en la Plaza de Bolívar de Bogotá para  llamar la  atención del gobierno nacional sobre lo que estaba pasando con la concesión.

Ayer se conoció que quedaron listos los contratos para ejecutar el mejoramiento de vías terciarias o alternas con influencia en el sector de Pericongo.

¿Y ahora?

Fuentes de la ANI le dijeron a LA NACIÓN que lo que ocurrió fue que Aliadas para el Progreso no logró llegar a un acuerdo, en un plazo razonable con la compra del contrato por parte de la empresa que anteriormente había expresado su interés en él.

Ante esta situación, ahora lo que pasa es que el tema tendrá que arrancar de ceros y eso sí que es preocupante.

Para la diputada Sandra Hernández, una de las líderes en la lucha por desempantanar el tema, definitivamente preocupa que  nuevamente las obras en la vía seguirán obstaculizando el desarrollo hacia el sur del departamento y otras regiones como Putumayo.

En este momento, el concesionario ya no está adelantando obras en la vía que  por supuesto incluye el sector de Pericongo, que ha sufrido serias a afectaciones.

Y es que de hecho los trabajos de mantenimiento ya  habían sido suspendidos desde hacía mucho tiempo e incluso la planta de personal ya había sido reducida a su mínima expresión.

La situación ya fue analizada por la ANI donde se consideró que en definitiva no tenía sentido, ni era beneficioso para el departamento seguir pretendiendo mantener la situación.

La caducidad

En ese orden de ideas, lo que sigue ahora es que la ANI dará inicio a la caducidad del contrato en un tiempo aún no establecido.

Por lo pronto por parte de la entidad, durante una audiencia celebrada ayer, lo que ya se hizo fue  ratificar el incumplimiento del contrato por parte de la concesionaria Aliadas para el Progreso.

Y a partir de mañana se empiezan a contar los 20 días hábiles para presentar el plan remedial. Este procedimiento es necesario para que la ANI pueda levantar el acta de declaratoria de la caducidad del contrato de Aliadas.

Pero en este caso, se convoca a una nueva audiencia para que el concesionario reciba la confirmación de la decisión de declararse la caducidad. En este evento, Aliadas podrá hacer uso de mecanismos de defensa.

La diputada Sandra Hernández dijo en LA NACIÓN que finalmente lo que se debe hacer ahora es echar tierra al asunto pero con la advertencia de que el procedimiento a seguir no es de menor calado y hay que darle toda la importancia que requiere.

“Este es un problema sin precedentes y ya no tiene vuelta de hoja. Nosotros como diputados hicimos lo que teníamos que hacer para lo cual pudimos contar con el apoyo del gobernador Carlos Julio González Villa. Ahora tenemos varias posibilidades interesantes”, dijo.

Hay opciones

Así las cosas, para para la diputada Hernández, el abanico de posibilidades de los que habla es variado.

En primer lugar podría suceder que  Invías retome nuevamente la administración de todo el corredor  vial, que con los recursos que se habían recaudado hasta la fecha, los cuales están en cerca de $83.000 millones, depositados en una fiducia en un banco, el gobierno transfiera $20.000 millones más para comenzar a construir el viaducto de Pericongo.

Lo bueno es que los estudios y diseños ya están aprobados y la adjudicación correría por cuenta de Invías, directamente, así como todo el mantenimiento del corredor vial que podría tardar un año y medio, más o menos.

Posteriormente, lo que seguiría entonces, sería el nuevo proceso de adjudicación de una nueva concesionaria.

“Pero aquí es importante que hay unas vigencias futuras aprobadas pero están con destinación específica, es decir exclusivamente para este corredor vial y esperamos que  el gobierno nacional así lo respete porque se aprobó mediante el Conpes”, explicó Hernández.

Pero para la diputada eso no puede ser todo. Asegura que se requiere de una manifestación pública en la que participe no solo el departamento del Huila sino también Putumayo, con su clase  política y gremial así como las fuerzas vivas.

Esto, con el fin de que se replanteen las condiciones en las que se entregó la concesión. Es decir, aquí lo que propone Hernández es que la doble calzada no termine en el municipio de Campoalegre, sino que se extienda hasta San Agustín.

“El departamento del Huila requiere de norte a sur de vías altamente  competitivas que le permitan garantizar una gran movilidad, sobretodo ahora que tendremos mucho más la posibilidad de tener vía al mar gracias a la vía Isnos-Paletará-Popayán”, subrayó.

La propuesta si fuera acogida, significaría que habría que invertir más tiempo pero sería un componente adicional mediante el cual se garantizaría mayor competitividad, según ha sostenido la diputada Hernández.

En resumen,  como las  obras no lograron avanzar mayor cosa, habrá que empezar nuevamente con un proceso de licitación y adjudicación del contrato porque el poco tiempo invertido en el proyecto por parte de Aliadas, se perdió.

“Es que ya Aliadas retiró su maquinaria, no está haciendo mantenimiento. Casi que dejaron botada la concesión. Es decir que el sur del departamento y Putumayo tendrán que esperar, lo cual es lamentable”, advirtió Hernández.

Pero por lo pronto, si Invías toma nuevamente la administración del corredor vial, lo que seguiría es que se arranque con la construcción del viaducto de Pericongo.

Se estima que esta obra se llevaría por lo menos dos años y medio o tres en su construcción. Es decir, el problema sigue y no quedaría más que esperar, pues por ahora solo hay plata para mejorar las vías alternas.

Fuente : LaNación

Google