Gobierno y socios internacionales promueven la alianza para la Cero Deforestación de los bosques tropicales en Colombia


Fabiola Zerbini, Directora de TFA2020 para Latinoamérica durante la apertura del Diálogo de Implementación.

Villavicencio, marzo de 2019. Más de 150 empresas del sector agro, financiero y ganadero junto con gobiernos locales, departamentales y el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, se dieron cita el 6 y 7 de marzo en Villavicencio para el Diálogo de Implementación dirigido por TFA -Tropical Forest Alliance 2020 – con el objetivo de visibilizar y promover las iniciativas productivas comprometidas con la eliminación de la deforestación de las cadenas de suministro de productos básicos en Orinoquía y Caquetá.

“70 proyectos que buscan frenar la deforestación y contribuir a la restauración de bosques fueron presentados para participar en esta jornada, lo cual demuestra el alto grado de compromiso de las empresas del sector público y privado por la reducción de esta problemática en la región más vulnerable que concentra el 43% de deforestación en el país”, afirma Fabiola Zerbini, Directora de TFA2020 para Latinoamérica y resalta que “finalmente fueron seleccionados doce proyectos, 5 con influencia en Caquetá y 7 en Orinoquía, con los cuales se busca reducir la deforestación en la región a través de emprendimientos de cadenas de valor sostenibles de cacao, madera, piscicultura, ganadería de leche y carne, entre otras, con el común denominador que garanticen la no deforestación como parte intrínseca de los mismos.

Este Diálogo de Implementación de TFA Colombia se llevó a cabo en estrecha colaboración con el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible y su programa Visión Amazonía, el Fondo de Biocarbono para Orinoquia del Banco Mundial, y el Instituto Global para el Crecimiento Verde –GGGI, con el propósito de acelerar el desarrollo y fomento de asociaciones público-privadas entre productores, compradores, instituciones financieras y organizaciones de la sociedad civil para combatir la deforestación y promover un desarrollo rural sustentable. La Orinoquia es una región estratégica en esta materia pues tiene un potencial reconocido de expansión agropecuaria y forestal, pero a su vez una riqueza natural incalculable que hay que proteger. Por su parte en Caquetá se conjuga una intensa deforestación con la mayor actividad pecuaria y de explotación forestal de la Amazonía colombiana.

Según datos del Ideam, en 2017 Colombia perdió 219 mil hectáreas de bosque natural, y en menos de tres décadas, el país ha perdido alrededor de 6 millones de hectáreas de bosques naturales. Los departamentos de Meta y Caquetá son unos de los más golpeados por este fenómeno.

Francisco Charry, Director de Cambio Climático y Gestión del Riesgo del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, señala que “El Gobierno está comprometido con traer al sector privado como un socio para combatir la deforestación. En el Plan Nacional de Desarrollo 2018-2022, hemos puesto como meta tener suscritos y en implementación 5 Acuerdos de Cero Deforestación con Cadenas Productivas, de los cuales tenemos ya dos en marcha con las cadenas de palma y cacao. Asimismo, en contabilizar aproximadamente 134,000 ha nuevas en producción sostenible y una reducción acumulada de 36 millones de toneladas de CO2.”

Para la Representante en Colombia del GGGI, Carolina Jaramillo “es definitivo que las iniciativas productivas sean estructuradas con criterios de rentabilidad, inclusión social y sostenibilidad ambiental de largo plazo, entendiendo a su vez los objetivos de compradores e inversionistas responsables, los mercados que están evolucionando en este sentido y cómo esto va a afectar las cadenas de suministro en el tiempo. Nuestro aporte está en apoyar dichas iniciativas y detonar financiamiento para que llegue a éstas de manera más acelerada.”

El Diálogo de Implementación inició con una conferencia sobre inversión en proyectos forestales como parte de un ciclo de capacitaciones organizadas en colaboración con la Gobernación del Meta y mediante el apoyo del Reino de Noruega, cuyo fin es fortalecer las capacidades del departamento para incorporar el Crecimiento Verde en la política pública local y movilizar inversiones que la materialicen. Con este trabajo conjunto se espera potenciar la capacidad de la región en avanzar con las metas nacionales de mitigación y los objetivos de desarrollo sostenible.

Este diálogo se plantea como un puente para incentivar la legalidad y formalidad en las cadenas de suministros mediante espacios de integración de potenciales socios del sector privado, instituciones financieras, inversionistas y donantes, auspiciando la construcción de negocios exitosos y sostenibles en las regiones involucradas.

La eliminación de la deforestación en las cadenas de producción reduce significativamente las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, mejora la vida de millones de pequeños agricultores, conserva los hábitats naturales y protege los paisajes tropicales para las generaciones futuras.


Share This Post