Clamor por agua y contra explotación minera en el Macizo en Cauca

Pese a que está bañado por ríos que surten al país, en esta región hay necesidad de más acueductos.

El gobernador del Cauca, Óscar Campo, en la cumbre que se realizó la semana pasada en el Macizo Colombiano.
Foto: Hugo Giraldo

Las comunidades indígenas, algunas afrodescendientes y autoridades de ese corazón hídrico de Colombia que bombea los principales caudales del país, como los ríos Cauca y Magdalena, coinciden en que el Macizo Colombiano hay que protegerlo.

Esa protección debe darse hacia la explotación minera ilegal, pero también con más controles a la explotación que cuenta con títulos para ejercerla por los riesgos ambientales, según la población. También se debe preservar esta reserva de más de un millón de hectáreas de bosques de grupos al margen de la ley, dedicados al narcotráfico y a cultivos de coca en el área rural.

Este nudo de montañas, por lo cual, también recibe el nombre de nudo de Almaguer, es un reservorio de agua, bañado por los ríos Patía (de la vertiente Pacífica), Cauca y el Magdalena (de la vertiente Caribe), y Putumayo y Caquetá (de la cuenca Amazónica). Tiene 362 cuerpos lagunares en la alta montaña, con 13 páramos y ecosistemas, sagrados para yanaconas, nasas, papallaqtas y coconucos.

“El Macizo no está en venta, no es un lugar que represente plata, es un lugar que representa vida”, dijo Arley Quintero Guinaya, gobernador mayor del pueblo Yanacona.

El Macizo no está venta, no es un lugar que represente plata, es un lugar que representa vida

El gobernador del Cauca, Óscar Campo, coincidió con el líder y dijo en la reciente Cumbre del Cauca en el Macizo: “El Macizo nos preocupa y nos levantamos en defensa del territorio. El Macizo no se oferta, no está en venta y desde la Gobernación nos unimos al clamor de que los títulos mineros no podrán dar una puñalada al principal reservorio que tiene el Cauca”.

Pese a ser el corazón del agua de Colombia”, la mayoría de los municipios que lo conforman tienen dificultades para el abastecimiento del líquido potable. Tal es el caso del municipio San Sebastián, donde sus habitantes esperan una planta de tratamiento de agua potable.

“A pesar de que San Sebastián es una expensa hídrica, hay algunos cauces que están contaminados. Por eso solicitamos el apoyo del Gobierno Nacional para que nos inviertan en plantas de potabilización del agua”, explicó el alcalde de esta localidad, Juan Alberto Ordóñez.

En Almaguer también señalaron limitaciones para acueductos. Piden más atención de la Nación.

MICHEL ROMOLEROUX
ENVIADO ESPECIAL AL MACIZO COLOMBIANO
CAUCA

Fuente : ElTiempo


Share This Post