Así será la presencia territorial de la Comisión de la Verdad

El comisionado es médico y tiene amplia experiencia en temas de salud pública. / El Espectador.

El comisionado Saúl Franco explicó cómo funcionarán las 26 sedes, que estarán en nueve macroregiones, en territorios étnicos y de manera internacional, pensando en las personas exiliadas.

En las 26 casas de la Verdad que habrá en todo el territorio nacional no solo se recogerán testimonios o se investigará, sino que también se propiciarán encuentros de convivencia para intentar unir lo que la guerra rompió. “Vamos a promover actos de convivencia y reconocimiento”, dice el comisionado Saúl Franco. En estos lugares no habrá audiencias, “porque tienen un carácter muy jurídico”, sino, encuentros por la verdad. El despliegue territorial de la Comisión de la Verdad, que formalmente comienza su mandato este 29 de noviembre, ya está estructurado.

Estarán en nueve macroregiones: Región Caribe e insular; Costa Pacífica; Antioquia, Córdoba y la región cafetera; Región surandina: Valle, Cauca, Nariño y Putumayo; Magdalena medio; noroeste: Santander, Santander del norte, Arauca, Casanare; Región central: Boyacá, Cundinamarca, Tolima y Huila; El suroriente: la Orinoquía y la Amazonía; y Bogotá, D.C. También tendrán presencia en los territorios étnicos y sedes internacionales, pensando en las personas que tuvieron que exiliarse a causa del conflicto armado.

Surandina

Surandina

Conformación: Centro y sur del Valle del Cauca, Cauca y Nariño (sin la zona costera), Putumayo y sur del Huila.

Es una región que tiene afinidades culturales y una relación con la trayectoria e intensidad del conflicto donde se destaca la presencia histórica de múltiples actores armados. Una característica importante es la gran diversidad étnica de afros e indígenas. Actualmente hay dinámicas de conflicto asociadas a la presencia de cultivos de uso ilícito, conflictos de tierras y minería ilegal. Es un territorio en el que se pueden destacar importantes procesos organizativos de la población para resistir a la guerra y crear condiciones para la convivencia.

Conozca aquí todas las sedes de la Comisión de la Verdad

Además, explicó Franco, tendrán equipos móviles que hagan investigaciones específicas que ellos tienen por mandato, por ejemplo, el tema del narcotráfico o el desplazamiento forzado. El comisionado también explicó, durante el conversatorio “Justicia Transicional, balance a dos años de la firma del acuerdo final”, organizado por Colombia2020y su capítulo Justicia para la Paz, que la Comisión no pretende dar por terminado el proceso de construcción de las verdades del conflicto, sino estimularlo. “Eso sí, queremos llegar a unas cosas concretas. Tenemos el reto, y lo vamos a cumplir, de entregar un informe creíble y conciso sobre el conflicto en el país”, dijo durante el evento.

Esta división del país, y la ubicación de las 26 casas de la verdad, son producto de los seis meses de alistamiento que lleva la Comisión. En este tiempo también definieron unos patrones de victimización que piensan estudiar, por ejemplo, la tortura, el desplazamiento forzado, la violencia sexual, etc.  “Existe información, nosotros vamos a sistematizar y a profundizar”.

Algunas de las ciudades en las que funcionará la Comisión están Barranquilla, Sincelejo, Medellín, Apartadó, Barrancabermeja, Cúcuta, Arauca, Buenaventura, Tumaco, Ibagué, Villavicencio y Puerto Asís.

Este trabajo territorial necesita de la creación de equipos en cada sitio. Sin embargo, el presupuesto es limitado. “Estamos en un plan de mucha austeridad, pero vamos a contratar hasta que el presupuesto nos dé para poder hacer bien la tarea”, dice Franco, quien también explica que van a apoyarse en la sociedad civil. Por ejemplo, están gestionando una casa de la Verdad con la Universidad Industrial de Santander y unos convenios para tener investigadores de universidades como la de Antioquia, la Nacional, Los Andes y la Javierana, entre otras.

“En la Comisión no nos interesa el protagonismo, nos interesa que el protagonismo lo tenga la verdad. La Comisión puede ser la partera de la verdad, pero no la dueña”, dijo el comisionado. Franco también se refirió a las dificultades que tiene su labor. Por ejemplo, “que el conflicto sigue activo en muchas regiones”, y explicó que a él le toca trabajar en la región del Catatumbo, donde la guerra no ha cesado y eso casi imposibilita la narración y la escucha. Otro problema es la falta consenso político sobre las bondades del proceso de paz y, por consiguiente, de la Comisión.

Finalmente, se refirió a la construcción de confianza con la sociedad colombiana y con las víctimas. Enunció tres elementos con los que se teje ese puente: “La escucha a todos; el rigor en el trabajo; y la imparcialidad de los comisionados y comisionadas, se ha intentado decir que la Comisión es de izquierda y eso es mentira. Esta es una Comisión muy plural y estamos dispuestos a deponer nuestras ideas personales por la construcción de la verdad”.

Fuente : ElEspectador


Share This Post