“Sinalóa”, el disidente de las FARC que domina el narcotráfico en el Putumayo

Pedro Oberman Goyes Cortés, alias “Sinaloa”, produce y comercializa entre 4 y 6 toneladas de cocaína al mes los cuales exporta al mercado de Europa.

 Puerto Asís/Colprensa

Pedro Oberman Goyes Cortés, alias “Sinaloa”, tiene una guerra con otros disidentes de las FARC por no unirse a su intento de refundar la guerrilla.

Las autoridades de los Estados Unidos, Colombia y Europa tienen en la mira a un disidente de las FARC en el departamento del Putumayo,  que se convirtió en líder de un cártel de droga que mueve entre 4 y 6 toneladas de cocaína al mes. Se trata de Pedro Oberman Goyes Cortés, de 43 años, conocido con el alias de Sinaloa, considerado el zar del clorhidrato en este departamento al sur del país.

En un principio, las investigaciones pensaron que Sinaloa era un extranjero enviado por cárteles mexicanos a Colombia para controlar el negocio del narcotráfico. Pero pronto confirmaron que en realidad es oriundo de Barbacoas, Nariño, y que ingresó a las FARC siendo menor de edad, donde se desempeñó como explosivista del frente 48 de las Farc, que opero en el departamento selvático del Putumayo.

Actualmente, Goyes controla 34.500 hectáreas de cultivos de coca en el departamento de Putumayo, lo que representa el 24% de los sembrados ilícitos en todo el país. Con ello, puede producir más de 230 toneladas de droga al año. Y su principal comprador es el cártel Los Balcanes, de Europa Oriental.

Aunque ya en las filas de la ex guerrilla, Sinaloa se inició en el mercado del narcotráfico. El Frente 38 le encomendó la producción de base de coca y la elaboración de cocaína, y luego fue encargado del acopio y del tráfico de los cargamentos de droga hacia Ecuador.

Los investigadores perfilaron a ‘Sinaloa’ –por su forma de hablar, apariencia física y gusto musical– como un extranjero enviado por carteles mexicanos, pero en realidad nació en Barbacoas, Nariño, y es considerado el hombre fuerte del Putumayo que tiene bajo su control las cerca de 34.500 hectáreas de matas de coca sembradas, que representan el 24 por ciento de los cultivos ilícitos del país y cuyo potencial de producción anual supera las 230 toneladas de droga.

Goyes, quien cursó hasta quinto de primaria, ingresó a la guerrilla de las Farc siendo un adolescente. Desde sus inicios lo enviaron al frente 48, en el que entre 2005 y 2012 se desempeñó como explosivista.

En el 2010, según informes de inteligencia, el comandante del frente lo inició en el manejo de la producción de la base de coca hasta el proceso de cocaína. Esto le costó a la esposa de ‘Sinaloa’ su ingreso a la cárcel en 2012, cuando las autoridades allanaron su casa en Pueblo Nuevo, Putumayo, y hallaron cinco kilos de cocaína.

El poder silencioso de ‘Sinaloa’, dice la Policía, fue creciendo tras ser nombrado por las Farc como el encargado del acopio y tráfico de los cargamentos de cocaína utilizando como plataforma a Ecuador.

Durante la negociación de paz, ‘Sinaloa’ se apartó del proceso en 2016 y junto a unos 20 hombres se declaró inicialmente en disidencia, al anunciarle al secretariado que se mantendrían en la clandestinidad.

“Ya con su estructura propia como narcotraficante, logró sellar un acuerdo con los jefes de la banda ‘la Constru’, una red criminal de Putumayo con tentáculos en los Llanos Orientales, y así, con el apoyo de unos 50 hombres en armas tomó el control de los municipios de Puerto Asís, Valle del Guamuéz, La Hormiga y San Miguel, región considerada bajo Putumayo”, dijo un investigador de la policía.

Sinaloa, tiene amenazado de muerte a los campesinos y líderes que se han sometido al programa manual de sustitución voluntarias de los cultivos con las matas de coca.-


Share This Post