Padres ¿es bueno espiar las redes de nuestros hijos adolescentes?

Mucho se habla sobre la forma correcta de cuidar de los hijos, tanto en la calle como cuando hacen uso del Internet, pero poco se apoya a las decisiones que toman los padres para lograr este fin, nos referimos al hecho de “espiar” a los adolescentes.

Los padres tienen la obligación de controlar y monitorear las actividades de sus hijos, no por eso se les está espiando, sería diferente cuando se revisan cosas que estén cerradas con un candado, pero si el menor está en peligro los padres pueden tomar acción.

Esta polémica tomó fuerza cuando se revisó el caso de una menor de 13 años que fue acosada sexualmente por un adulto, quien le enviaba fotos y contenido sexual haciéndole propuestas para tener relaciones, todo esto a través de su cuenta de Facebook. Este acto fue descubierto y denunciado por la madre de la menor. El agresor, quien también acosaba a otros menores, contraatacó indicando que las pruebas en su contra se consiguieron de manera ilegal, porque se había violado el derecho a la intimidad de la víctima.

Entonces surge la pregunta ¿cómo un padre puede cuidar a sus hijos de ser agredidos sexualmente sin que esto sea tomado como una violación a la intimidad?

Permitir que los menores pasen por calles peligrosas, sabiendo que pueden ser agredidos, convertiría a los padres en irresponsables, lo mismo sucede cuando se les permite una navegación y uso de redes de maneras descontrolada.

¿Y el estado, avala el espionaje?

Afortunadamente la Corte Suprema de España avala el derecho que tienen los padres a monitorear la cuenta de Facebook de sus hijos con el fin de librarlos de cualquier acto que los pueda poner en peligro. Tanto padres como tutores legales no están espiando si no controlando y ejerciendo de manera satisfactoria el cuidado responsable de los menores.

Cabe recalcar que toda la información que se publica en redes sociales ya no se le considera como información privada y pertenecen legalmente a la plataforma que lo aloja, por lo tanto no se estaría atentando contra la intimidad del menor. A su vez, si los padres lo consideran necesario tienen todo el derecho de conocer las actividades y conversaciones que tienen sus hijos a través de esta red.

Tener este control no quiere decir que lo usemos para entrometernos en sus vidas, al contrario, se recomienda tener una comunicación fluida y confiable evitará que el menor sea presa fácil de los peligros que estén a su alrededor creando armonía familiar.

De manera adicional se aprobó que los menores deben dar el consentimiento a sus padres de ingresar su cuenta y conversaciones de Facebook. Así mismo los padres son responsables de lo que sus hijos publiquen o hagan en Internet, siendo razón válida para que ellos los puedan proteger de actos de terceros.

Expertos recomiendan que la mejor manera de evitar estas agresiones y sobre todo falta de comunicación es hacer actividades en familia, como días deportivos, almuerzos, etc y fomentar la conversación y confianza sin tener un móvil cerca que los pueda interrumpir.


Share This Post