Obras por impuestos, beneficio para los más vulnerables

Se asignaron $250.000 millones en un Confis.

Por primera vez en Colombia, las empresas del sector privado y público han tenido, durante 2018, la posibilidad de realizar inversiones directas en diferentes sectores de la economía en las llamadas Zonas Más Afectadas por el Conflicto (Zomac). Esto se hizo realidad, gracias a la iniciativa llamada Obras por Impuestos, que permite que los recursos de los impuestos de renta de grandes empresas sean invertidos directamente en proyectos con fines sociales.

Para que esto fuera posible, el Gobierno Nacional a través del Consejo Superior de Política Fiscal (Confis), asignó para 2018 un cupo de $250.000 millones de los cuales fueron aprobados proyectos de 12 empresas por $224.000 millones, que están siendo invertidos en obras de agua potable, alcantarillado, energía, educación pública y en construcción o reparación de infraestructura de vías terciarias.

La iniciativa ha tenido ventajas claves en la administración de recursos y beneficia a los más vulnerables. Por ejemplo, la administración de los recursos correspondientes al impuesto se realiza por parte de una fiduciaria, lo que garantiza criterios de inversión seguros y estables, además los rendimientos que se generan se giran mensualmente a la Nación.

Así mismo, más de 650.000 habitantes de los municipios en donde se están llevando a cabo los proyectos resultarán beneficiados por las obras. En este momento 20 municipios de Antioquia, Nariño, Tolima, Arauca, Caquetá, Cesar, Meta, Putumayo, La Guajira, Sucre y Cauca son los departamentos con el desarrollo de estas iniciativas, que van desde mejoramiento de acueductos y vías, hasta la construcción de aulas verdes, que contribuyen a mejorar la vida en lugares donde antes difícilmente llegaba inversión por condiciones de seguridad.

Por su parte, las empresas privadas involucradas han encontrado una oportunidad para reforzar sus planes de responsabilidad social, dado que la inversión de los recursos siempre se llevará a cabo en zonas de alto impacto.

Obras por Impuestos es una oportunidad para que las empresas cumplan con un doble papel: se conviertan en veedores del uso de los recursos de los impuestos y a su vez sean desarrolladores de proyectos.

En primer lugar, ejercerán un monitoreo constante al desarrollo de las obras, porque si no cumplen con los cronogramas establecidos para su entrega, la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (Dian) podrá cobrar mora sobre el impuesto, contada desde el primer día en el que se debió hacer el pago del tributo.

Para poder cumplir con los tiempos y evitar multas, las empresas participantes impulsarán desde el inicio la estructuración y elección de gerentes e interventores de los proyectos, buscando garantizar la mejor calidad en las obras.

Obras por Impuestos no es un beneficio tributario, por el contrario, es ver el dinero de los contribuyentes reflejados en proyectos reales que cubren necesidades de una población que lleva años de atraso y con un alto impacto social.

Fiduprevisora trabaja en un mejoramiento continuo de esta iniciativa, para garantizar que más personas pertenecientes a las Zonas Más Afectadas por el Conflicto puedan disfrutar de los beneficios que traen estos desarrollos de infraestructura.

Fuente : LaRepública


Share This Post