Salvar vidas, la hazaña de un emprendedor y un héroe canino de la patria.

Justin, fue un perro antiexplosivos, adoptado por una familia emprendedora que fundó la Clínica San Francisco con la ayuda del Fondo Emprender SENA en Mocoa.    

Puerto Asís., 13 septiembre de 2018. – Diego Martínez, es el emprendedor de la clínica San Francisco, que gracias a su profesión como médico veterinario y al gran amor que tiene por los animalitos, acogió a Justin, un héroe canino, dentro de su seno familiar; conformado por Luna López, su esposa y Santiago Martínez, su pequeño hijo de 3 años, quien empatizó con Justin, desde el primer momento en que lo vio.

Justin, es un gran héroe de la patria colombiana, quien dedicó 8 años, de los 9 que tiene, a salvar más de 200 vidas con el Ejército Nacional en el Batallón de Infantería No. 25 “Gral. Roberto Domingo Rico Díaz” en el municipio de Villagarzón, Putumayo. Este labrador de pintas amarillas se entrenó para detectar minas antipersonas, y que, gracias a su habilidad desarrollada, lograron desactivar más de 250 artefactos de este tipo.

Este gran héroe canino, logró culminar el tiempo de servicio, pero lastimosamente se le presentó un tumor radio sarcoma, que estaba llegando a la medula ósea y  afectó un miembro trasero. Las fuerzas militares seguían a su cuidado, por tal motivo, visitaron la clínica San Francisco en Mocoa, a quienes se catalogan como los mejores por el servicio integral que prestan, gracias a la adquisición de buenos equipos que lograron obtener con el financiamiento del Fondo Emprender SENA.

El Centro Médico veterinario San Francisco, es uno de los 17 emprendimientos apoyados por el Fondo Emprender del SENA en una convocatoria especial a los empresarios de Mocoa, afectados por la avalancha, a quien se le aportó un capital semilla de 46 millones de pesos, para que consolidará en su momento el consultorio en una clínica y lograra dotarse de los equipos de imagenología para brindar un servicio especializado y único en la capital del Putumayo.

El tratamiento para Justin, era un tanto delicado, por lo cual, Diego Martínez y su familia, tramitaron ante el ejército una serie de requisitos para lograr adoptarlo, y poder salvar su vida, pero tuvieron que realizarle una cirugía en el que amputaron su pata trasera izquierda, y que gracias al amor que le ha brindado su familia adoptiva, poco a poco ha ido adaptándose y volviendo a ser el mismo perro fuerte y activo de antes.

“Cuando nos dimos cuenta de su grave enfermedad, fue que decidimos responsabilizarnos de su caso, e iniciamos a hacer todos los requisitos para poder adoptarlo, e influyó mucho nuestro hijo, ya que se había encariñado de una forma muy bonita con él. Es un perro antiexplosivos, que protegió muchas vidas, y uno de sus casos especiales, fue cuando alcanzó a tumbar a un soldado, para que no pisará una mina, desafortunadamente el soldado perdió uno de sus miembros, pero no su vida, y hoy en día, él suele llamar a preguntar siempre por su héroe”. Así expresa Diego Martínez, la historia de cómo brindó una esperanza más para Justin.

En la Clínica San Francisco se tejen grandes historias entorno a “Salvar vidas” y junto a Justin es un gran motivo de inspiración para seguir aportando a mejorar la calidad de vida de las mascotas, pequeños seres que contribuyen también al bienestar de las personas.

Razón por la cual, Diego Martínez ejerce su profesión con gran satisfacción y agradece a la Entidad por todo el apoyo que le han brindado: “Para nosotros es muy gratificante y le damos las gracias al Fondo Emprender, por darnos la capacidad de realizar estas labores porque sin esos recursos sin esos equipos, hoy no hubiésemos podido adoptarlo a él y atender a todas las mascotas que nos visitan a diario”.

Es así como la Entidad más querida por los colombianos ha aportado a la transformación del país por más de 61 años y sigue tocando los corazones de las personas en todos los rincones del país.


Share This Post