Multinacionales que explotan en Putumayo generan violencia

Google
Jorge E. Kuaran – Columnista

Por: J. Kuarán

Esa es la percepción que nos deja a varios Putumayenses los presuntos continuos e históricos incumplimientos por parte de las multinacionales que explotan el petróleo de Putumayo, unido a la falta de inversión social suficiente y acorde a las utilidades que reciben por la explotación del crudo; da tristeza ver como nuestro departamento lo poco y casi nada que ha conseguido con inversión directa de las multinacionales han sido paños de agua tibia, todos absolutamente todos, logrados a través de manifestaciones, bloqueos en el bombeo del crudo, o interviniendo las vías por donde deben pasar su maquinaria de explotación.

Y esa indolencia, burla y menosprecio por los habitantes de estas regiones del país por parte de las multinacionales que explotan el petróleo de Putumayo, unida a la indiferencia del gobierno central sobre el tema, es lo que genera el descontento generalizado; combustible perfecto para la generación de violencia por parte de los grupos al margen de la Ley que dicen luchar por el pueblo minándole sus caminos, sus escuelas, sus puestos de salud y confinándolos sin ni siquiera permitirles cultivar su propio sustento. Luego se levanta el pueblo de a pie con sus manifestaciones de protesta a gritar desesperado que por favor lo escuchen, y como es común en este país del sagrado corazón de Jesús salen grupos defensores de las multinacionales unos de civil a quienes nada les importa pero si viven felices disfrutando las pocas obras y reivindicaciones que los campesinos y las organizaciones sociales consiguen en cada luchan que dan; y otros en la sombra intimidando, amenazando y queriendo callar la voz del pueblo por las malas o por las malas, grupos pagados por dineros quien sabe de quién listos hasta para tomar vida del pueblo que grita y pide atención.

Publimayo

Por eso bien lo dijo un alto funcionario de Putumayo en el foro de derechos humanos realizado en el mes de Julio en la ciudad de Puerto Asís, violencia grave son las FARC y su terrorismo; pero violencia también es el estado grave de la salud y los hospitales del departamento, de igual forma las condiciones precarias de la educación de nuestros niños, niñas y jóvenes sobre todo de los sitios apartados de Putumayo; y yo le sumo a eso, violencia también es la falta de condiciones favorables e inversión en las vías terciarias del departamento, incluyendo aquellas por donde pasa la pesada maquinaria petrolera; violencia también son la falta de programas sociales y comunitarios con jóvenes, mujeres, niños, niñas, campesinos, indígenas y negritudes del Putumayo o por lo menos de las zonas de afectación directa de la explotación; todos estos renglones que están y deben estar dentro de la responsabilidad social que tienen las multinacionales que se lucran con el petróleo de nuestra región; y es una condición que el Gobierno Central lo tiene claro, de allí que ya van dos altos funcionarios del gobierno nacional que han manifestado y han pedido de las multinacionales hacer inversión social en este departamento. Así lo reafirmó el Dr. Carlos Rosado Zuñiga, Director General de INVIAS cuando claramente expresó que la circunvalar de Mocoa para tráfico de vehículos de carga pesada y extra-dimensionada la debe construir las compañías Petroleras directas beneficiarias de la obra y que INVIAS con mucho gusto prestaría la asesoría correspondiente e incluso aporta los estudios técnicos para la ejecución de esa importante obra que los Mocoenses piden a gritos callados y susurros como es la costumbre en la capital; lo que no se entiende es porque el burgomaestre capitalino no ha llamado a la comunidad para que le rodeen en esta exigencia, como tampoco se entiende el extraño silencio al respecto. De igual forma lo ha dicho claramente el señor Ministro de Defensa de Colombia Dr. Juan Carlos Pinzón, quien arribó unas cuantas horas a Puerto Asís a dejar unos pocos mercados como ayuda humanitaria del gobierno Santos; y exhorto a las multinacionales de explotación del petróleo de Putumayo que cumplan con su responsabilidad social en la inversión que éste departamento está necesitando con urgencia.

Desde luego no faltarán aquellos que se ponen la camiseta de las multinacionales y dirán que ellas cumplen con las regalías del petróleo y que han sido los Putumayenses corruptos los que supuestamente se inventan obras de toda clase para justificar su gasto fantasma; pero hay que aclarar también que las multinacionales que explotan en Putumayo además de las regalías que legalmente aportan al fisco nacional, deben y están obligadas a ejecutar programas sociales e inversión seria y responsable con las comunidades directamente afectadas.

Como pueden ver los que generan violencia, o terrorismo como le llaman los adeptos de Uribe, no son el pueblo de a pie cuando levanta su voz y marcha para pedir le respeten sus derechos; no son los bloqueos de las vías por parte de nuestros pueblos indígenas; no son los líderes sociales que en cada municipio de Putumayo levantan su solitaria voz para pedir conciencia colectiva y unión regional frente a los problemas que afectan a nuestros hermanos putumayenses. La verdadera dinamita generadora de violencia en nuestro Putumayo son las tantas promesas e incumplimientos por parte de las multinacionales que tienen, por ejemplo, a la comunidad de Puerto Guzmán aledañas a las zonas de explotación, próximas a levantarse nuevamente en un nuevo paro social y comunitario para exigir cumplimiento; todo esto unido al detonante del desentendimiento del Estado y la fragilidad de la Ley para hacer cumplir las responsabilidades que tienen estas multinacionales frente al pueblo o la comunidad.

Mientras tanto los putumayenses sigamos viendo pasar diariamente cientos de carros tanques de crudo y oleoductos llenos que se llevan nuestra riqueza de la que jamás nos hemos beneficiado verdaderamente. Ω

 

Google