Decretan la calamidad pública en Mocoa

17 meses después de la tragedia del 31 de marzo del 2017 los habitantes de Mocoa, volvieron a repetir la historia por culpa de la naturaleza.

Mocoa/Colprensa

Los ríos Sangoyaco, Mulato, y Mocoa, se salieron de sus cauces normales debido a las fuertes lluvias que cayeron sobre la capital del departamento por espacio de 5 horas en una intensidad de 139 mm por hora.

Las fuerzas de las corrientes de las aguas generaron inundaciones en 18 barrios, la destrucción de 14 viviendas y 169 más afectadas y la destrucción de un puente peatonal militar y la avería de tres vehículares según la oficina de la Unidad Nacional de Gestión de Riesgo y Desastre UNGRD.

El director de la UNGRD José González,  quien presidio la Sala de crisis en horas de la tarde de este domingo 12 de agosto y luego de haber escuchado el primer informe oficial determino declarar la calamidad pública y adoptar las primeras medidas como intervenir los puentes vehículares afectados, implementar un plan de acción para los temas que se vienen.

En estos momentos los dos acueductos que suministran el servicio de agua a los cerca de 100 mil habitantes, sufrieron serias afectaciones en sus bocatomas por deslizamiento de tierra lo que tiene sin el suministro del servicio a la ciudad, servicio que tardaría tres días e restablecerse.

José Castro, alcalde de la localidad dio la orden de activar de nuevo el registro único de victimas RUV, para atender a los nuevos damnificados que inicialmente pueden llegar a unas 500 personas, al tiempo que se solicitó a la misma Unidad de Riesgo la reposición de   dos equipos de monitoreo que las corrientes de los ríos se las llevaron en la madruga del domingo.

El secretario de Educación departamental Luis Carlos Guevara, ordeno suspender las clases para este lunes 13 de agosto por la falta de agua y los daños en dos colegios. La medida también cobija al municipio de Villagarzón.

Los jarillones construidos en varios puntos de la ciudad si jugaron un papel importante en el momento de la emergencia afirmo la gobernadora Sorrel Aroca, tras las críticas de la ciudadanía que señalaron que estos se dañaron con la lluvia. “Estos jarillones ayudaron a detener la furia de la fuerza de las aguas de los ríos y quebradas”, manifestó la mandataria al tiempo que en esta semana se construirán otros.-

Por : Germán Arenas Usme


Share This Post