Desde hoy está prohibido el mercurio en la minería de oro en Colombia

Cada año, al menos, 50 toneladas de mercurio terminan en las aguas y en la atmósfera del nordeste de Antioquia.
Foto: Guillermo Ossa /EL TIEMPO

Entra en vigencia la Ley 1658 de 2013, con lo que el país debe transitar hacia nuevas tecnologías. 

A partir de este lunes entra en vigencia la prohibición del uso de mercurio en la minería en Colombia, de acuerdo a lo establecido en la Ley 1658 de 2013, con la cual el Gobierno Nacional asumió el reto de hacer la transición a la eliminación de este elemento en la minería de oro en 5 años, es decir, entre 2013 y 2018.

Durante este período el Ministerio de Minas y Energía, con el apoyo del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible y de las autoridades ambientales regionales, se supone que han fortalecido al sector minero con transferencia tecnológica que incluye otras alternativas limpias sin mercurio.

“Desde hoy los mineros con título minero y autorización ambiental deberán continuar sus actividades sin el uso de mercurio. Con esta medida se reducen las emisiones y liberaciones en el medioambiente, que son altamente contaminantes”, indicó el ministro de Ambiente, Luis Gilberto Murillo.

Con esta medida, la contaminación con mercurio de la minería formal aurífera se reduce al dejar de usarse aproximadamente 95 toneladas de la sustancia que se importaban legalmente al país y que podrían ser usadas por la minería.

“Esto contribuirá a disminuir el mercurio en el aire, agua, suelo, flora y fauna, mejorando la calidad ambiental y disminuyendo la exposición a los riesgos que tiene para la salud de mineros y la población en general”, sostuvo Murillo.

En cuanto al uso del mercurio en la industria y procesos productivos, de acuerdo con la Ley 1658, el compromiso del país es eliminarlo en el año 2023

Debido a su alta toxicidad, la Organización Mundial de la Salud (OMS) incluyó este metal en la lista de los diez productos o grupos de productos químicos que plantean especiales problemas de salud pública. Una vez que el mercurio ingresa al ambiente como contaminante, es sumamente dañino, dada su persistencia, movilidad (en la atmósfera puede transportarse a largas distancias), capacidad para formar compuestos orgánicos, bioacumulación (se acumula en los seres vivos). A nivel de salud humana puede afectar en particular los sistemas nervioso, digestivo e inmunológico, y los pulmones, los riñones, la piel y los ojos.

Esta decisión del Gobierno de Colombia es una de las pocas que se han tomado a nivel internacional, entre los más de 70 países en vía de desarrollo que tienen este tipo actividad con mercurio; incluso, “con esta medida el país supera las exigencias internacionales del Convenio de Minamata sobre Mercurio, que no estableció una fecha de erradicación del uso de este elemento en la minería a nivel mundial”, explicó el jefe de la cartera verde.

A estas medidas se le suman las oportunidades que le traerá a Colombia la ratificación del Convenio de Minamata, con lo cual se complementarán acciones que contribuirán a reducir, controlar y eliminar el uso de mercurio, sumar esfuerzos con apoyo financiero y técnico internacional y a fortalecer el trabajo interinstitucional, en particular entre los Ministerios de Minas, Ambiente y Salud.

REDACCIÓN MEDIOAMBIENTE
Twitter: @ElTiempoVerde


Share This Post