Un milagro la salvó tras ser arrollada por un motociclista en Bogotá, ella es de Putumayo

Foto : HSB Noticias

Como un milagro calificó la familia de Lisbeth Viviana Bravo Huertas,  quien fue intervenida por neurocirujanos de la Subred norte de Bogotá, quienes le salvaron la vida luego que sufriera un grave accidente de tránsito, Lisbeth Viviana es natural del municipio de San Francisco en el departamento del Putumayo y cursa último semestre de medicina en la Universidad Nacional de Colombia.

La intervención

En este sentido, médicos especialistas de la Unidad de Servicio de Salud, USS,  Simón Bolívar, evitaron que Bravo Huertas perdiera la vida luego de sufrir un trauma craneoencefálico severo, al ser arrollada por un motociclista cerca de la estación avenida Cali de Transmilenio, sobre el corredor de la calle 80.

Los hechos 

Al salir del sistema masivo de transporte, fue impactada por el vehículo luego de que ejerciera su derecho al voto en los comicios de la primera vuelta presidencial el pasado 27 de mayo.

Inicialmente la joven de 24 años de edad, fue trasladada a la USS Engativá calle 80; luego a la USS Simón Bolívar, donde el equipo de neurología le practicó una craneotomía, operación quirúrgica en el cerebro que permitió tratarle un hematoma epidural (sangrado entre la parte interior del cráneo y la cubierta externa del cerebro).

Cinco horas de ciruja

A la paciente se le ordenó diferentes exámenes diagnósticos, los cuales reflejaron  una hemorragia asociada al hematoma; fue llevada  a cirugía para hacer el drenaje. La intervención duró cerca de cinco horas, por lo que se hizo necesaria una transfusión de glóbulos rojos.
Luego fue llevada a la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), allí permaneció unos días con ventilación mecánica, hoy su evolución es satisfactoria.

Operada por sus profesores

Curiosamente los docentes que laboran en el hospital los cuales le dictan clases en la universidad, fueron los que salvaron la vida de la estudiante. Lisbeth se refirió al buen trato recibido en el nuevo servicio de hospitalización y cuidado intensivo crítico del octavo piso de la institución hospitalaria, que puso en funcionamiento el alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa.

“La atención ha sido la mejor; las enfermeras y residentes han sido geniales conmigo. Han estado muy pendientes de mí. No solo estoy muy agradecida, sino que les tengo mucho respeto, porque, además, algunos doctores son mis profesores de neurología en la Universidad Nacional”, comentó la futura médica.

Lizbeth Viviana, se graduará el próximo 26 de junio y aseguró que quiere hacer su año rural en Pasto, cerca de donde vive su familia.

Fuente : HSBNoticias

Share This Post