Recuperar la tierra, el gran paso de los campesinos que construyen paz en Putumayo

De acuerdo con la Unidad de Restitución de Tierras, un total de 300 mil hectáreas de tierras ya han sido retornadas en todo el país. Foto: Colprensa. Abril 2018.

Por: Nataly Ramírez

“Yo dejé cultivos y animales, pero es más grande la vida del ser humano que lo material, porque uno estando vivo puede salir adelante y no quiero que se vuelva a repetir”, dice doña Carmen Amatumbajoy, una de las 110 mil víctimas de desplazamiento por cuenta del conflicto armado en el país. En su voz hoy está la esperanza de volver a empezar.

Hace poco le devolvieron la tierra que la violencia le quitó en el año 2000, cuando más fuerte era el conflicto armado en Putumayo, aunque para ella y otros campesinos, como don Elías Benavides, volver muchas veces no deja de ser traumático.

“Es muy duro, hasta el olor cambia, usted llega a una parte donde se ha abandonado y huele feo, huele maluco, eso era duro cuando nosotros volvimos. También sentíamos miedo porque no ve que esa gente utiliza armas no convencionales, me refiero a las minas, entonces uno andaba con mucho cuidado de no pisar porque uno en verdad siente mucho miedo”, asegura.

En Putumayo son cientos los proyectos productivos que se vienen realizando en favor de los campesinos, la Unidad de Restitución de Tierras apoya esta labor, en la cual además de incentivar el retorno, se apoya económicamente, hasta con 30 millones de pesos, a esta población para materializar su iniciativa.

Foto: Nataly Ramírez.Foto: Nataly Ramírez.

Juan Mena y su familia tuvieron que salir por cuenta de los paramilitares hace 17 años de la finca que sus padres consiguieron con esfuerzo. Con algo de nostalgia, recuerda que eran más de 89 hectáreas y más de un centenar de ganado lo que tuvieron que abandonar.

“Esta finca tenía como 130 animales eso es una cantidad significante y era muy bonita, todos eran potreros y con buena cerca, ahora tenemos menos de 20 vacas, así que el esfuerzo será mayor para poder salir adelante”, cuenta.

A estas personas que logran recuperar sus tierras después de haber tenido que huir, la URT les brinda un acompañamiento durante dos años, mientras sacan adelante su proyecto productivo.

Putumayo, ubicado al sur del país, históricamente ha sido una zona fuertemente golpeada por la violencia, y no es para menos, había presencia de paramilitares, guerrilla, narcotráfico, desplazamiento y por su puesto asesinatos. Sin embargo, hoy todos los putumayenses trabajan en sanar las heridas.

Foto: Nataly Ramírez.Foto: Nataly Ramírez.

“Las cosas materiales se recuperan, pero dígame cómo hace uno si le matan un hijo o el esposo, nos tocó pasar por muchas necesidades, pero hoy agradezco estar juntos, algún día esperamos poder volver a tener la finquita”, aseguró una madre que prefirió no revelar su nombre. Como ella, muchos habitantes de zonas como La Hormiga, El Placer y Valle del Guamuez, viven con desconfianza porque para ellos la violencia sigue presente.

Parte de la estrategia de la URT es que, sumado a la labor de recuperar los terrenos que en algún momento les fueron despojados, los beneficiarios puedan iniciar un proyecto de comunicación colectivo, que les permita fortalecer las relaciones y poco a poco recuperar la confianza en la tierra que un día dejaron.

En algunos meses proyectan tener al menos un proyecto de comunicación como emisoras comunitarias y periódicos en cada una de las regiones del país donde la URT hace presencia.

De acuerdo con esta entidad, un total de 300 mil hectáreas de tierras ya han sido restituidas en todo el país. En la actualidad, hay 500 mil hectáreas en manos de jueces, las cuales se encuentran pendientes por entregar.

Tomado de : RAdioNacional


Share This Post