En la mira obra que salvaría a Mocoa

El gobierno tiene proyectadas las obras de mitigación para evitar nuevos riesgos en la capital del departamento del Putumayo, devastada el 31 de marzo de 2017, por una gigantesca avalancha que borró del mapa 7 populosos barrios al noroccidente de la ciudad y que acabó, según datos oficiales con la vida de 335 personas.

El costo de las obras supera $150.000. Una de las primeras acciones contempladas a través de estudios científicos y que ya tiene en las manos Corpoamazonia, es el ‘trasvase’ de la quebrada ‘La Taruca’, tributaria de aguas al rio Sangoyaco y cuyo proyecto consiste en desviarla hacia el rio Mocoa, a través de la Quebrada San Antonio.

Los estudios se basaron en la hipótesis en que, en pasados eventos catastróficos, ‘La Taruca’, depositaba sus aguas hacia la ‘San Antonio’, “y lo que haría la importante obra, seria retomar ese cause. Eso generaría una obra de filtros para evitar cualquier paso de flujos a la ciudad”, manifestó Luis Gilberto Murillo Ministro de Ambiente.

En la intersección de las quebradas en la vereda San Antonio, “se plantea el cierre de la Quebrada ‘La Taruca’ y ahí hacer un enrocado”, puntualizó, al indicar que, esta obra alcanzaría un costo de $25.000.

Otras obras proyectadas para la mitigación de nuevos eventos invernales son, un parque lineal a lo largo de los ríos Sangoyaco y Mulato, en las zonas donde la avalancha destruyó centenares de viviendas, y puntos de reforestación paralelos a estas obras, por $1.900.000.

Se suma a estas acciones, la reforestación en el barrio El Carmen, con árboles ‘Chiparos’, en un proyecto denominado “Bosque de Paz”, financiado con recursos de cooperación de la Fundación Solidaridad por Colombia, por $1000.000. El proyecto se inició el sábado con la siembra de arboles y guaduas en la ronda de la quebrada que lleva el nombre del barrio.

Las obras de mitigación, son las más reclamadas por los mocoanos que sienten temor de una nueva avalancha, cada vez que llueve.

Tomado de Notimovil 


Share This Post