Violencia, disidencia y narcotráfico en la frontera afectan a Ecuador

Los gremios de periodistas y fotógrafos convocaron a una vigilia el martes para exigir la liberación del equipo periodístico del diario ‘El Comercio’.
Foto: EFE / José Jácome

Por: Ana Lucía Román

Autoridades ecuatorianas ya habrían tomado contacto con los responsables del secuestro de un equipo periodístico del diario ecuatoriano ‘El Comercio’, conformado por un periodista, un fotógrafo y un conductor, quienes realizaban la cobertura de los últimos hechos de violencia registrados en contra de uniformados ecuatoriano en la zona fronteriza de la provincia de Esmeraldas, limítrofe con el departamento colombiano de Putumayo.

Los ecuatorianos estarían retenidos en Colombia y “bien de salud” según informó el ministro de Seguridad, César Navas, y enfatizó que se están analizando los “requerimientos” de los secuestradores.

“Es un proceso de negociación, viendo la factibilidad de los temas legales”, puntualizó sin dar mayores detalles. Insistió que el gobierno “no escatima ni escatimará ni un esfuerzo para proteger la vida y la integridad de nuestros conciudadanos”.

El secuestro se registró el pasado lunes, cuando el equipo periodístico se dirigía, en un vehículo del medio de comunicación, a la población de Mataje, según reporte de un control militar.

El presidente Lenín Moreno convocó este miércoles al Consejo Nacional de Seguridad, donde cuestionó la “permisividad extrema” que en los últimos años se mantuvo con los grupos fuera de la ley que actúan en la zona de frontera y condenó que durante el último gobierno se haya restado operatividad a las Fuerzas Armadas.

“Cuando se permite todo a estos guerrilleros y narcotraficantes prácticamente se está dando la posibilidad de que hagan ellos lo que les da la gana (…) cuando se les resta, se les corta el tráfico de drogas, la respuesta de estos grupos es contundente, resaltó.

El general (r) Wagner Bravo, excomandante de la Fuerza de Tarea Conjunta Norte, encargada de la seguridad en la frontera con Colombia, comentó que por razones ideológicas,  Ecuador se alejó del proceso de paz y no estuvo vigilante de los acuerdos reales ente el Gobierno colombiano y las Farc para conocer las posibles repercusiones en territorio ecuatoriano.

En diálogo con EL TIEMPO señaló que no se tomó en cuenta las consecuencias que podían tener los disidentes o residuales de los grupos irregulares que quieren mantenerse en sus “propios negocios” millonarios.

“Se acabaron los capos pero quedaron los lugartenientes”, que utilizan al territorio ecuatoriano como abastecedor de precursores químicos, puntualizó.

La zona fronteriza es una de las más sensibles del cordón fronterizo debido a la cercanía con los grupos disidentes de las guerrillas colombianas que habrían mutado a organizaciones delictivas, especialmente relacionadas con el narcotráfico.

El pasado 27 de enero estalló la violencia en el lado ecuatoriano cuando un coche bomba explotó junto a un cuartel de policía, en la población de San Lorenzo, dejando al menos 14 policías heridos y considerables daños en las casas vecinas.

El 20 de marzo fallecieron tres marinos ecuatorianos, víctimas de una explosión cuando realizaban un patrullaje en la zona de Mataje.

Otros siete incidentes con explosivos, bombas caseras y enfrentamientos se han sumado a un registro de hechos violentos que mantiene en zozobra a la población local y al país.

Autoridades locales y colombianas señalan al ecuatoriano y disidente de las Farc, Walter Patricio Arizala o William Quiñónez, alias ‘Guacho’, como el principal sospechoso de los hechos violentos como represalia a últimos operativos militares que han dado duros golpes al narcotráfico que se registra en la zona.

“Esta área de límites en el sector de los ríos Mira y Mataje, entre Nariño y Ecuador, es en la que delinque ese grupo que antes era parte de la columna Daniel Aladana de las Farc (ahora autodenominado Grupo Armado residual Oliver Sinisterra), el cabecilla es el terrorista alias ‘Guacho’ y es, sin duda alguna, la persona responsable del atentado a las torres en Tumaco y del secuestro de los periodistas”, dijo este miércoles el comandante de las Fuerzas Militares de Colombia, general Alberto Mejía.

ANA LUCÍA ROMÁN
Para EL TIEMPO

Tomado de: ElTiempo

Share This Post