Imputación a Carlos Solarte frena créditos a cinco vías 4G

  • La Vía al Puerto, que va entre Buga y Buenaventura, es una las principales concesiones de la firma de Carlos Alberto Solarte.

    Bancos, financiadores y proveedores decidieron no continuar con los proyectos en los que el contratista hace parte de las concesiones, si este no vende sus participaciones.

  • El escándalo de sobornos de la multinacional Odebrecht está lejos de pasar la página en Colombia.

La cuestión es que hoy podría quedar en prisión el megacontratista Carlos Alberto Solarte y su hija, Paola Fernanda Solarte, debido a su participación en el contrato Tunjuelo – Canoas, en Bogotá. La Fiscalía les imputaría cargos por contratos sin cumplimiento de requisitos legales, peculado por apropiación y cohecho por dar y ofrecer.

Esto, además de dejarlos a un paso de quedar cobijados con medida de aseguramiento, también puso a tambalear cinco megaproyectos de cuarta generación (4G) en los que Solarte tienen ‘tajadas’.

El peridico Portafolio pudo confirmar que firmas de proveedores, subcontratistas y financiadores iniciaron una especie de ‘paro’ contra estas asociaciones público – privadas, argumentando que no las apoyarían justamente por la vinculación de Solarte al caso Odebrecht.

Una fuente del Gobierno admitió que “existen serias preocupaciones por la vinculación de los Solarte al escándalo, lo que ha generado que financiadores condicionen sus aportes”.

Este diario se intentó comunicar con Carlos Solarte, vía chat de Whatsapp, pero nunca contestó los mensajes, que se le dejaron durante varios días.

No obstante, una fuente del sector financiero confirmó lo dicho por el funcionario, y además explicó que, “en general los bancos están cuidándose de participar en un proyecto donde el sujeto de crédito esté siendo investigado, y por eso se está trabajando para encontrarle una salida a esta situación”.

La idea sería que las firmas del contratista nariñense vendan sus participaciones en los cinco concesionarios en los que tienen presencia, pero queden vinculados a los proyectos como subcontratistas.

Dicha salida sería aplicada para los megaproyectos de Santana – Mocoa – Neiva, Popayán – Santander de Quilichao, Bucaramanga – Pamplona, Neiva – Espinal – Girardot y la iniciativa privada Buga – Buenaventura. La cuestión es que el contratista –a través de su personería jurídica natural y sus empresas– se vería obligado a vender todos sus activos en las 4G, pero en todos tiene participación mayoritaria, lo que lo hace más complejo. De hecho, en el proyecto que menor ‘tajada’ tiene es el de la vía al puerto de Buenaventura, donde es dueño del 67 por ciento.

Esta sería, entonces la única salida, a pesar de que hace seis meses –cuando se anunció la imputación inicial– la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) dijo que “en este momento no existe un impacto en la ejecución de los contratos de concesión, en los que pueda tener alguna participación el Grupo Solarte”, debido a que “el llamado a imputación no se relaciona con ninguno de los contratos suscritos por la ANI”.

SALIDA AL PROBLEMA

No obstante, el efecto colateral fue mayor del esperado, tanto así que el experto vinculado al sector financiero explicó que “ahora lo clave será encontrar a alguien dispuesto a comprar la parte de la concesión, y deje a los Solarte como subcontratistas en la ejecución de los contratos, de modo que se elimine el ruido directo del sujeto de crédito (…). La banca es muy sensible a las investigaciones y nadie quiere arriesgarse a estar en proyectos con imputados, aun si su participación es minoritaria”.

Y agregó que la génesis de este ‘paro’ que le están haciendo los financiadores y la banca local a Solarte tuvo que ver con el contrato de Tunjuelo – Canoas, del cual –no obstante– aclaró que “es importantísimo darles el beneficio de la duda, pues hasta ahora es solo una imputación de cargos, pero la investigación puede tomar, incluso, años”. De otro lado, este diario pudo establecer que los bancos que más financiación le han dado a las 4G frenaron en seco su intención de garantizar los créditos a las firmas de Carlos Alberto Solarte, de los cuales dos extendieron esta decisión a todo el programa de infraestructura.

En el caso del contratista nariñense, a pesar de que no habría una inhabilidad para que la continuidad de los proyectos, su financiación sí quedaría en jaque, “pues se trata más de sensibilidad y temas reputacionales, que de legalidad; de allí que también estén cautelosos los nuevos financiadores que llegarían del extranjero, quienes no quieren aterrizar a proyectos con investigaciones abiertas”, añadió la fuente del sector bancario.

Vale señalar, por medios de sus empresas, Carlos Alberto Solarte es dueño de una treintena de proyectos a lo largo y ancho del país, que contando las cinco vías 4G , pueden superar los 11 billones de pesos.

LLAMADO A LA FINANCIACIÓN

A propósito del freno que algunos bancos hicieron con el programa 4G, el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, les hizo un llamado para que retomen su participación. “Es necesario que bancos se vinculen con entusiasmo a las 4G, las leyes son claras y tienen seguridad jurídica de que no se repetirán los problemas de las concesiones viejas”, dijo Cárdenas, quien también explicó que “esta es una gran oportunidad para el sector financiero, ya que es la forma de que su cartera pueda aumentar y tengamos bancos más grandes”.

Y dijo que si bien el sector ha tenido dudas desde el año pasado, “les digo que una cosa es el pasado y los pleitos que existen, y otra son las 4G; además de que ya salió la nueva ley de contratación, que define cuáles son los riesgos del banco y cuáles del concesionario”.

Tomado de portafolio

Share This Post