Gustavo Moreno declarará ante la Procuraduría el próximo 29 y 30 de enero

Exfiscal jefe de la Unidad Anticorrupción, Luis Gustavo Moreno. Archivo particular.

Previo a su extradición a Estados Unidos, programada para el primer semestre de este año, el exfiscal Luis Gustavo Moreno tendrá que entregarle toda la información a la justicia sobre el caso de corrupción en la Corte Suprema de Justicia –conocido popularmente como el cartel de la toga–. Aunque el proceso de colaboración ya empezó desde el año pasado al entregarle información al alto tribunal, así como a la Comisión de Acusación de la Cámara de Representantes, en el Ministerio Público todavía esperan por él.

Y, esa cita, ya tiene fecha. La declaración será el próximo 29 y 30 de enero, en calidad de testigo. Esos días, el exfiscal tendrá que responder, además de los interrogantes que la Procuraduría tiene, la participación de aquellos funcionarios que en el transcurso de las investigaciones han sido nombrados y sobre los que pesan procesos disciplinarios. Incluso, el propio procurador general, Fernando Carrillo, pidió hace algunas semanas que no extraditaran a Moreno hasta que cumpla todas las diligencias ante las autoridades colombianas.

Algunas investigaciones que el Ministerio Público tiene sobre estos hechos son la de los congresistas Oscar Mauricio Lizcano y Martín Emilio Morales Diz, así como los representantes a la Cámara Nilton Córdoba Manyoma, Julio Eugenio Gallardo Archbold y Argenis Velásquez Ramírez. A ellos, por ejemplo, se les investiga por supuestamente haber pagado millonarias coimas a cambio de resultar beneficiados en actuaciones judiciales en la Corte Suprema.

“Es motivo de preocupación el hecho de que el señor Moreno Rivera sea efectivamente extraditado sin que las declaraciones ordenadas dentro de las investigaciones disciplinarias que se adelantan sean evacuadas”, manifestó, en su momento, el procurador Carrillo. Dicho principio de oportunidad se logró en noviembre pasado. El acuerdo, según el fiscal Néstor Humberto Martínez, establece que Moreno no sea investigado por aquellos delitos que cometió mientras se desempeñó como abogado litigante, mas no como jefe de la Unidad Anticorrupción del ente investigativo.

Así las cosas, resta que el testigo que más ha cooperado con la justicia, en este caso, cumpla con esta diligencia para ser extraditando a Estados Unidos para que responda por seis cargos, entre ellos, fraude en giros y lavado de activos. El pasado 29 de noviembre, la Corte Suprema de Justicia emitió un concepto favorable sobre la extradición del exjefe de la Unidad Anticorrupción de la Fiscalía. Y el presidente Juan Manuel Santos ya dijo que a Moreno lo iba a extraditar con la condición de que antes diga “toda la verdad”.

Feunte : ElEspectador

Share This Post