Almanaque ausente

“El crespúsculo de la desaparición lo  baña todo con la magia de la nostalgia.” – Milán Kundera

…Y ese objeto que cada fin de año nos obsequiaban  también se lo llevó la avalancha  de Mocoa.

No hace mucho al revisar las fechas de fin de año, me fijé con mayor detenimiento en unos de los almanaques  que mi madre tiene colgados en la pared de la cocina. Un objeto como cualquier otro, sin nada en particular, salvó por un detalle: Ese almanaque era uno de los que cada año se recibía en casa como obsequio por ser clientes asiduos de un establecimiento comercial; el problema es que ese negocio ya no existe, se acabó como tal la noche del desastre de Mocoa.

El negocio en cuestión se llamaba  “Autoservicio La Independencia”  y funcionó con esa razón social  durante muchos años, y sirvió como punto de abastecimiento para los habitantes de Mocoa,  y además servía como fuente de trabajo para varias personas; pero la desgracia también se lo llevó  y de ello ahora sólo quedan la edificación y los recuerdos nostálgicos.

De manera increíble la estructura del establecimiento resistió el embate de las aguas esa fatídica noche, pues  mientras los sectores circundantes fueron arrasados desde los cimientos;  el edificio que recibió de frente el impacto de la avalancha soporto milagrosamente esa prueba. Me estremezco al  recordarlo pues estuve parado frente a sus puertas que trepidaban con los objetos que las golpeaban y con el agua hasta la cintura a escasos minutos antes de que desatara el caos más descomunal que Mocoa haya sufrido en su historia.

Lo que el negocio no resistió fue la pérdida total de la mercancía, de sus equipos de trabajo y de  toda su infraestructura comercial,  tampoco soportó el saqueo de las manos delincuenciales que se aprovecharon del caos y de la angustia de los dueños por huir de allí, quedando el local desamparado en las sombras de la noche.  Las aguas desbordadas se llevaron todo, incluida la tranquilidad de sus propietarios que en una triste decisión para la comunidad que nos servíamos de ellos, optaron por no volver a reabrir el negocio.


Y por eso este año en nuestra familia y en el de muchas otras ya no tendremos en nuestras paredes el tradicional almanaque que nos llegaba cada año con el inconfundible  letrero de  “Autoservicio La Independencia.”

John Montilla.  Texto y fotografías


jmontideas.blogspot.com

Fuente : JMontilla


Share This Post