Las rutas del turismo

Por: Editorial
08 de diciembre 2017 , 11:33 p.m.

El Gobierno Nacional, a través del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, ha implementado para esta temporada quince rutas turísticas con el objeto de que los colombianos puedan disfrutar de ellas en las festividades y vacaciones de fin de año. Y para que lo hagan de una manera original, segura y económica: por carretera, especialmente.

‘Recorre Colombia, seguro te va a encantar’ es el lema que acompaña dicha iniciativa, presentada recientemente por el propio Presidente de la República y varios de sus colaboradores con el propósito de que los viajeros aprecien no solo los paisajes que ofrecen las vastas regiones del país, sino que puedan hacer uso de una red de nuevas carreteras que ya están al servicio de la gente y conozcan lugares que antes estaban vedados para el público a causa del conflicto.

Llama la atención que estas rutas turísticas incluyen zonas geográficas que van desde el Putumayo hasta La Guajira, pasando por San Andrés y Providencia. Son más de 60 municipios y casi una veintena de departamentos los que forman parte de tales recorridos. Han sido diseñados para conocer los encantos de cada destino, su gastronomía, su cultura; para hospedarse en lugares acreditados y gozarse el típico paseo por carretera que tanto aprecian los colombianos.

Coincide esta estrategia del Gobierno con el buen momento que atraviesa el turismo en el país, quizás uno de los sectores con los indicadores más dinámicos del año que termina. La implementación de corredores para este propósito, las nuevas alternativas que ofrece el sector –entre ellas el avistamiento de aves– y un ambiente de paz evidente han jalonado dicha actividad como pocas veces se había visto.

El número de visitantes, que bien podría superar los 6 millones; la generación de divisas –cercana a los 6.000 millones de dólares–, la modernización de aeropuertos, una infraestructura vial que ya es posible utilizar y una serie de estrategias locales y regionales han resultado determinantes para que ahora existan mayores posibilidades de promover recorridos con nombres pintorescos: la Ruta del Café, que promueve la cultura de un producto insignia; la Ruta del Sombrero Vueltiao, la Ruta Caribe, repleta de mitos, playas y música y que lleva al viajero desde Santa Marta hasta los Montes de María a través de la imponente Troncal del Caribe. Está también el viaje de aventura que ofrece la Ruta Llanera o la Santandereana, denominada Memorias de la Independencia.

Muy cerca de Bogotá es posible tomar la Ruta de El Dorado y hacer turismo religioso o de acción en una decena de municipios como Zipaquirá, Guatavita o Suesca. La Ruta Antioqueña invita a pasear por Jardín, Jericó y Santa Fe de Antioquia, que celebra su fiesta de los Diablitos. Toda una serie de recorridos que van del azul del mar de San Andrés al imponente verde del Amazonas.

Las rutas turísticas son una apuesta de país, pues, más allá del placer que muy seguramente despiertan, está también el impacto que producen a las comunidades que se benefician de ellas, ya que generan más empleo, más oportunidades y un mayor reconocimiento a tantos lugares dignos de ser visitados.

editorial@eltiempo.com

Fuente : ElTiempo

Share This Post