Del Primer Encuentro de Territorios Solidarios y de Paz, Región Surcolombiana

Por primera vez en Colombia se realiza el Primer Encuentro con integrantes de las organizaciones solidarias constituidas en el marco del Acuerdo suscrito entre las Farc y el Gobierno Colombiano en  los Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación-ETCR, denominados a las antiguas Zonas Veredales de Transición, así como con los gremios del cooperativismo y la economía solidaria de la Región Surcolombiana. Estuvieron los dos actores, tanto delegados de las cooperativas como de los Gremios de Tolima, Huila, Caquetá, Putumayo, Cauca y Nariño. Es la primera vez en la historia reciente que reincorporados de las fuerzas insurgentes y el cooperativismo se sientan a la mesa no solo a reflexionar y analizar las grandes dificultades que se viven en estos departamentos sino también las oportunidades y retos que tienen para enfrentarlos con una visión diferente, es decir pensados desde el territorio.

El concepto de Región no ha sido desarrollado por los gobiernos por temor a perder el control político, social y económico que el Estado central mantiene al país. Esfuerzos se han intentado, pero la fuerza para lograrlo no ha generado el interés de la clase política. Por el contario existe el temor de ofrecer alternativas de participación porque ellas pueden alterar el mapa político del país y eso causa temor en la clase política. El caso más reciente es la no aprobación de las Jurisdicciones Especiales para la Paz, eliminadas en el proyecto  por el Congreso con argumentos falaces, quedando demostrado que el fondo del asunto es la no participación de las víctimas de los territorios más afectados por el conflicto armado social y armado en Colombia.

La Región Surcolombiana debe ser una apuesta de los movimientos sociales, sindicales, campesinos, mujeres, indígenas, ONG, gremios, partidos políticos y hasta la propia institucionalidad. En otrora época los gobernadores del Tolima, Huila, Caquetá, Putumayo y Cauca levantaron una gran alianza que pretendía reivindicar las aspiraciones de estos territorios que si bien tienen diferencias, guardan rasgos comunes los cuales son fundamentales para avanzar en un desarrollo sostenible y equitativo que supere las hondas asimetrías frente a los departamentos que han logrado acaparar buena parte de las inversiones y recursos del Estado por el alto nivel de incidencia que han tenido en el Gobierno Central.

La característica del Primer Encuentro es que la iniciativa ha partido de fuerzas que tiene un arraigo y lideran movimientos alternativos capaces de superar los periodos de gobierno, los intereses mezquinos y politiqueros con que siempre se piensa en país. Es hora que el Huila y los demás departamentos emprendan la dura batalla de construir su propio desarrollo con un enfoque que priorice sus necesidades y potencialidades. El desarrollo rural, la economía solidaria, la defensa del territorio frente al extractivismo y la política minero energética  es una opción que debe ser liderada ahora no solo por el conjunto del movimiento  social, solidario y de los propios Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación donde habitan y conviven los excombatientes.

Fuente : DiariodelHuila

Comentarios en Facebook

Comentarios

Powered by Facebook Comments

Debe ingresar para enviar un comentario Ingresar