El DPS en Putumayo cambió de dueño

 

El representante conservador Orlando Guerra es el padrino político de José Ricardo Burbano, el nuevo director del DPS Putumayo

Por JERSON ORTIZ · 21 DE AGOSTO DE 2017

El manejo del Departamento de Prosperidad Social (DPS) de Putumayo, la entidad encargada de sacar a las comunidades más pobres de esa situación, dejó de estar en poder de la representante liberal Argenis Velásquez para pasar a manos del representante conservador Orlando Guerra de La Rosa. Una movida que toca las aspiraciones de reelección de ambos.

El nuevo director del DPS Putumayo es José Ricardo Burbano, un ingeniero civil que fue designado alcalde de Puerto Asís entre 2014 y 2015, en lugar del conservador Jorge Coral Rivas, que renunció en ese entonces para lanzarse a la Gobernación.

Burbano llega en reemplazo de Júlio César Ordóñez, quien estaba en el cargo desde enero de 2015, como contamos, por recomendación de la representante liberal Argenis Ramírez, rival de Guerra.

Burbano es de filiación conservadora y muy cercano al representante Guerra, que es recordado en Bogotá porque fue el que advirtió el riesgo de una avalancha en Mocoa un año antes de la tragedia, y nadie le puso cuidado.

Según una alta fuente del Gobierno, Guerra y Burbano son cercanos y según dos periodistas locales, no solo son cercanos, sino que Burbano es cuota de Guerra en la entidad.

“Es una persona jugada por su región. Es de los tipos que más pide en los ministerios. Seca un manantial”, nos dijo por aparte un directivo nacional del partido conservador. “Lo malo es que es muy amigo de Coral, excandidato a la gobernación, medio cuestionado”, agregó.

La Silla Sur supo que desde el entorno de Ordóñez creen que la representante Velásquez no hizo lo suficiente por mantener el cargo. Razón por la que se podría poner en riesgo el apoyo de ese grupo político para las elecciones de marzo.

“Júlio César y la familia, que son bien políticos, están tocados con la representante, están pensando en no ayudarle más”, nos contó un periodista local que es amigo de Ordóñez.

El efecto contrario lo vive Guerra que al quedarse con una entidad que tiene manejo directo con comunidades vulnerables (con un presupuesto anual de 29.400 millones de pesos), puede aprovechar para crecer electoralmente. El jueves pasado hizo una reunión política en Mocoadonde habló justamente de su intención de mantener la curul en el Congreso.

Además esto le permite dar participación a un dirigente como Burbano, que es cercano de Jorge Coral, que aunque perdió la Gobernación en 2015 (sacó 32.847 votos) con Sorrel Aroca (sacó 53.816 votos) tiene un buen caudal político que le serviría de base para su reelección.

Fuente : LaSillaVacia


Share This Post