Fenómenos naturales como el ocurrido el pasado 31 de marzo en Mocoa van a volver a ocurrir

Fenómenos naturales como el ocurrido el pasado 31 de marzo en Mocoa van a volver a ocurrir, si son más pequeños o más grandes depende de la dinámica de las características geológicas de la región, las cuales hacen parte de la formación de cordillera de los andes que son montañas jóvenes que están en movimiento y se fracturan, manifestaron expertos del Servicio Geológico Colombiano, Geologa, Martha Lucia Calvache Velasco, Directora Técnica de Geoamenazas del Servicio Geológico Colombiano; e Ingeniera, Gloria Lucia Ruiz, Coordinadora grupo de evaluación de amenazas por movimientos en masa del Servicio Geológico Colombiano.

ESCUCHAR AUDIO:

Martha Lucia Calvache Velasco, Directora Técnica de Geoamenazas del Servicio Geológico Colombiano

Gran parte de Mocoa está construida sobre depósitos de sedimentos de origen fluvial, dicen las profesionales investigadoras del Servicio Geológico Colombiano, que adelantan estudios sobre la caracterización de los suelos de la capital putumayense.

Esa dinámica de deslizamiento fluvio torrenciales ocurridas en el pasado, lo describen en la tabla de sucesos similares al del pasado 31 de marzo de este año, con que cuenta esa entidad de investigación geológica.

El volumen de los materiales del deslizamiento que alcanzó el evento del pasado 31 de marzo están cuantificados en alrededor de 2 millones 250 mil metros cúbicos, proveniente de material de depósitos antiguos que dado las pendientes muy fuertes de los cauces de las quebrada Taruca y Taruquita generó un movimiento en masa con una energía cinética enorme que arraso dichos depósitos y lo que encontró a su paso.

Dadas las condiciones geomorfológicas del terreno donde se encuentran las fuentes hídricas que bañan la ciudad de Mocoa, todo indica que un caso de avenida fluvio torrencial como la ocurrida el pasado 31 de marzo seguirá ocurriendo y ninguna obra de mitigación o control que se construya sobre la zona podrá garantizar la seguridad de la población cercana a las zonas de potencial riesgo, toda vez que no es posible cuantificar la dimensión de los eventos que puedan ocurrir, lo que indica que algunas veces serán menores y podrían ser detenidos o contenidos por las obras de construcción realizadas, pero otras veces serán superiores lo que arrasaría incluso con dichas obras si no tienen la capacidad suficiente, eso hace que se dificulte la correcta decisión en las obras que se requieren y los presupuestos a invertir, manifestaron las profesionales investigadoras del Servicio Geológico Colombiano

Lo anterior implica que la población debe tomar sus propias decisiones respecto del futuro de la ciudad y desde luego sus familias en el corto, mediano y largo plazo.

Fuente : Notifronteras

Comentarios en Facebook

Comentarios

Powered by Facebook Comments

Debe ingresar para enviar un comentario Ingresar