En Putumayo y Caquetá, continúa el fantasma del conflicto armado

Ejército y policía han neutralizado la presencia de nuevos grupos armados ilegales que pretendían ocupar los espacios dejados por la guerrilla de las Farc.

Panfleto
Click – Ampliar Imágen

Mocoa/COLPRENSA

A pesar de los acuerdos firmados por el Gobierno Nacional con la guerrilla de las Farc, el pasado 24 de noviembre en el teatro Colón de Bogotá y con la dejación de armas de las Farc a mediados del 2017 para darse paso a la vida civil, esa paz no ha sido al 100 por ciento estable en departamentos como Putumayo y Caquetá, que por más de 20 años fueron escenarios permanentes del conflicto armado.

En ambos departamentos hay Zonas Veredales de Transición de Normalización, que agrupan a más de mil guerrilleros de las Farc que se acogieron a los acuerdos de paz, para iniciar un nuevo proceso de vida incluyendo aspiraciones políticas.

Sin embargo aún quedan algunas disidencias que no se acogieron a dicho proceso por no estar de acuerdo con el mismo y es así como en el departamento del Caquetá hay un reducto cercano a 100 hombres de los frente 14 y 7 que aún siguen armados y actuando con acciones como el boleteo, extorsión y  amenazas de muerte contra líderes sociales que no los apoyen en su lucha armada.

El general Francisco Javier Cruz, comandante de la Sexta División del Ejercito con injerencia en los departamentos de Amazonas, Caquetá y Putumayo, afirma que en los últimos seis meses se ha logrado capturar a varios de esos disidentes entre ellos  a uno de sus cabecillas Carlos Carvajal Torres, alias Alexander Mojoso”. “Falta otros más por capturar entre ellos alias “Euclides Mora” comandante disidente del frente séptimo de las Farc, que sigue operando en zonas rurales de  los municipios de Cartagena del Chairá y San Vicente del Caguán Caquetá.

Los alcaldes de estos dos municipios Luis Francisco Vargas Cartagena del Chairá y Humberto Sánchez de San Vicente del Caguán, siguen denunciando las acciones de las Farc disidentes y que tienen atemorizadas a los habitantes de sus zonas.

El gobernador del Caquetá, Álvaro Pacheco Álvarez, enfatizo que la única presencia de grupos armados ilegales existentes son las disidencias de las Farc, pero que el ejército y policía están detrás de ellos para reducirlos.

En días pasados comenzó a circular  un panfleto presuntamente autoría de las disidencias farianas donde amenazan de muerte textualmente a los defensores de los derechos humanos,  seguidores del paramilitarismos, militantes de la Unión Patriótica, y Marcha Patriótica entre otros que citan con nombres propios y a todo aquel que se oponga a su lucha armada y que este promoviendo la paz. (ver foto)

Varios líderes sociales consultados por las amenazas afirman que el panfleto es real y que sienten temor. Sobre otras amenazas de otros grupos armados ilegales (paramilitarismo) afirman que no se tiene conocimiento alguno y que tampoco se han registrado asesinatos a líderes sociales por culpa de estos grupos.

Putumayo y el fantasma de la “Constru”

En el departamento del Putumayo la presencia de grupos armados ilegales que buscan apoderarse de los territorios dejados por las Farc, se hace notorio con la presencia de la banda delincuencial de segundo nivel denominada “La Constru”, bajo el mando de alias “La Fe”, que en el pasado fue aliada de las Farc hasta antes que se firmaran los acuerdos de paz. Esta banda delincuencial se encarga del control de tráfico de base de cocaína  que se está exportando hacia los carteles de México, asociados con carteles de Colombia.

Según el coronel Omar Bonilla comandante de la policía en el Putumayo, afirma que a pesar que en los últimos tres años se le han dado duros golpes a esta banda delincuencial con la captura de sus jefes máximos y la muerte de otros, esta organización criminal sigue operando pero en una forma reducida. Sin embargo se tiene información de inteligencia que dicha banda viene cometiendo actos de robos en veredas, y el cobro de extorsiones a comerciantes del medio y bajo Putumayo.

En estos momentos se está investigando si esta banda delincuencial  es la responsable de las amenazas de muerte hacia algunos líderes que este 26 de julio firmaron el acuerdo de erradicación manual voluntaria de sus matas de coca con el Gobierno Nacional, proceso que involucra a 35 mil familias. En este departamento existen en la actualidad 50 mil hectáreas sembradas con matas de coca.

Yuri Quintero, una de las voceras de las Organizaciones Sociales y Campesinas del Putumayo y actual diputada por el partido Verde,  señala que por fortuna en el Putumayo no se han registrado muertes contra líderes pero si hay amenazas indirectas pero no se sabe de donde provienen las mismas.

Otros líderes consultados en os departamentos se atreven afirmar que si hay grupos armados de derecha interesados en desestabilizar el proceso de paz y de exterminar a las personas que apoyan al mismo proceso y que hacen parte de las organizaciones sociales y movimientos políticos de centro izquierda y de izquierda. Citan grupos como “Las Águilas negras” y los “Rastrojos”.

Por su  parte el comandante del ejército en Putumayo, general Adolfo León Hernández, señala que se ha detectado un grupo disidente del frente 32 de las Farc comandado por alias “Colombino”, que junto con otros guerrilleros están operando en la zona del medio y bajo Putumayo, con extorsiones y asesinatos a comerciantes para apoderarse de gruesas sumas de dinero. En el mes de marzo este disidente fue capturado en el municipio de Orito y recluido en la cárcel municipal de Puerto Asís, donde logró fugarse días más tardes.

En estos momentos la inteligencia de la fuerza pública estableciendo si este guerrillero ordeno el asesinato de varios finqueros y comerciantes de la zona rural del municipio de Puerto Guzmán, y también de una pareja de esposos y reconocidos comerciantes de Mocoa y el secuestro de una familiar de los mismos esposos.

Voceros del Bloque Sur de las Farc, en dialogo con COLPRENSA, como el excomandante del frente 32 alias Martin Corena”, no le deja de preocuparle la información que tienen en el sentido que habrían grupos de ultra derecha con deseos de asesinar a los máximos jefes de esa organización  y a los mismos excombatientes, “Por ahora en el Putumayo no se han presentado ningún caso de muerte de camaradas ni de sus familiares”, puntualizo.

El secretario de gobierno departamental David Ureña, señala que dos casos que se presentaron y que relacionaban con familiares directos de exguerrilleros fueron esclarecidos por las autoridades y se estableció que sus muertes obedecieron ajustes de cuenta entre bandas dedicadas al microtráfico.

Por su parte la gobernadora Sorrel Aroca, señala que en su departamento no existen bandas criminales ni de grupos de paramilitares.-

Comentarios en Facebook

Comentarios

Powered by Facebook Comments

Debe ingresar para enviar un comentario Ingresar