Asociatividad para el Desarrollo Rural y la Construcción de Paz

APC – Al hablar de asociatividad estamos hablando de beneficio para los productores del campo. De darles la oportunidad de tener mejor acceso a nuevos mercados, de lograr una formalización de su trabajo donde desarrollen capacidades empresariales que les permitan competir. Lograrlo implica fusionar términos claves tales como producción, diversificación y calidad.

Es así como para fortalecer las capacidades organizacionales y de gestión de actores territoriales, e incentivar el progreso de las regiones a partir de economías legales con sustitución de cultivos ilícitos, la Agencia Presidencial de Cooperación, APC-Colombia, con el apoyo del Programa Colombia Transforma financiado por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo, USAID, están llevando a cabo el intercambio de conocimiento Col-Col Asociatividad para el desarrollo rural y la construcción de paz.

Este encuentro que se está desarrollándose en Putumayo, más exactamente en el municipio del Valle del Guamuez, es una oportunidad para que líderes comunitarios de San Vicente del Caguán (Caquetá), Vista Hermosa (Meta), San José del Guaviare (Guaviare), San Pablo (Bolivar), Teorema y la Esperanza (Norte de Santander), conozcan de primera las experiencias exitosas de Coprocaguamuez (productores de cacao), Asoccazu (productores agropecuarios) y Comprocar (productores y comercializadores agropecuarios).

Estas tres asociaciones que tienen buenas prácticas y experiencias exitosas en modelos sustitución de cultivos ilícitos por cacao, ganadería y caucho para la sostenibilidad económica y social, explicarán a los asistentes las ventajas de asociarse y los factores de éxito en la superación de la cultura de la ilegalidad en la región. Lo expuesto servirá de insumo para que al final de la jornada formulen un plan de trabajo que incluya acciones para el fortalecimiento organizacional y asociativo de cada una de las entidades que representan.

Este intercambio que cuenta con la Agencia de Renovación del Territorio, ART, el programa SENA Emprende Rural (SER) y la Unidad Administrativa Especial de Organizaciones Solidarias, como aliados para su ejecución, es una oportunidad para entender que la asociatividad rural proyectada desde lo territorial abarca no solo lo productivo, también involucra aspectos culturales, sociales, funcionales y comerciales.

Un mecanismo de cooperación entre  medianos y pequeños productores, el cual contribuye a la competitividad a través de la generación de acuerdos para la dotación y/o el fortalecimiento de sus capacidades productivas, aportando por lo tanto al progreso regional.


Share This Post