Más de tres mil víctimas del conflicto armado en el país se forman para el trabajo

(SIG).

En la actualidad 3.165 personas víctimas del conflicto armado, en 16 ciudades del país, se benefician de manera directa del programa ‘Educándonos para la paz’, del Ministerio de Trabajo, el cual se adelanta en cooperación y asistencia técnica de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI), que busca reparar en parte, a través de la formación para el trabajo, la vida de quienes sufrieron los rigores de la guerra en nuestro país.

La Ministra de Trabajo, Griselda Janeth Restrepo, señaló que es una convencida de la paz y que particularmente tiene el compromiso de ayudar, acompañar y honrar la palabra del Gobierno Nacional en la construcción de esa paz.

“Pero para alcanzar la paz se requiere hacer inversiones. Por eso una de nuestras apuestas en este momento histórico es este programa ‘Educándonos para la paz’, que busca desarrollar competencias laborales en las víctimas del conflicto armado, que les permitan insertarse y permanecer en el mercado laboral, o generar iniciativas de emprendimiento en la economía formal, todo esto bajo las condiciones de trabajo decente”, explicó Restrepo Gallego

La presentación del programa, que se desarrolla en el marco de las políticas del Trabajo Decente de la cartera laboral, la hizo la Ministra del Trabajo en Cali, ciudad que cuenta con 670 beneficiarios de esta iniciativa.

Los jóvenes y adultos pertenecientes a este programa en el país, se preparan principalmente en las áreas de agente de contact center con énfasis en inglés y portugués, hotelería y turismo, software, calzado y soldadura, con una alta participación de mujeres, 68%, mientras que los hombres suman el 32%.

La jefe de la cartera de Trabajo expresó que detrás de cada uno de estas personas que se están formando para el trabajo hay una historia de inmenso dolor, por lo que pide la contribución de todos los estamentos para la reparación de estas víctimas “para que podamos tener una paz no solo simbólica sino también material, tenemos que trabajar mancomunadamente, aunar esfuerzos entre todos”, expresó.

Restrepo Gallego concluyó que su cartera tiene como reto, continuar generando políticas públicas de empleo digno y decente para todas las víctimas del conflicto de todos los rincones del país y, especialmente, para las regiones más afectadas por la guerra, que como el departamento del Valle del Cauca, registra cerca de 420.000 víctimas, conforme cifras de la Unidad Nacional para la Atención Integral y Reparación de Víctimas, gran aliado igualmente en este trabajo.

(Fin/lhb/gta)

Con información del Ministerio del Trabajo


Share This Post