Las esposas de don Euler

Diputado Euler Guerrero

Por : Agustín Ordóñez

Reacciones y expresiones de toda índole y desde distintos sectores ha suscitado el trato que se le dio a los Personeros y Personeras Escolares de las Instituciones Educativas del Alto Putumayo, quienes junto a un buen número de sus compañeros estudiantes y algunos padres de familia, integrantes del Comité Por La Defensa de la Educación Pública, el día 21 de Junio se ubicaron en la entrada del edificio de la gobernación, en señal de protesta,exigiendo soluciones a la problemática educativa del departamento y en rechazo a la actitud de indolencia e indiferencia del gobierno departamental, que no ha podido garantizar las soluciones y que hace más de 3 meses recibió su invitación y propuesta de realizar una mesa técnica, en la que puedan tratarse con mayor profundidad estos problemas de la educación, de los estudiantes y de las Instituciones del Departamento.

Desde luego no han faltado tampoco los ataques hacia quienes organizaron esta manifestación, provenientes de los defensores del gobierno de turno, algunos con sueldo y prebendas y con acceso a los medios y los micrófonos, haciendo todo tipo de señalamientos, tratando de deslegitimar las razones de la protesta y desinformando a la opinión pública. Entre esos señalamientos, desubicados y desproporcionados, se escuchó y se leyó, entre otras cosas, que no eran alumnos sino exalumnos, que eran pagados por políticos, que estaban dirigidos por sindicalistas, etc., algo que, aparte de mentiroso, ha sido recurrente cada vez que las organizaciones se manifiestan en contra del orden de cosas que se presentan en nuestro departamento.

Como era de esperarse y ha sido constante cada vez que las organizaciones protestan, el diputado Euler Guerrero estaba presente en esta protesta, escuchando y acompañando a los integrantes del Comité y tratando de lograr que la Gobernación los escuche, se reúna con ellos, se comprometa y cumpla con la realización de la mesa técnica que propusieron y ahora exigen, incluso se había logrado ya que funcionarios de la gobernación comenzaran a organizar una reunión con el Comité. Entre otras cosas el diputado debía ingresar a primera hora a la gobernación para sesionar en la Asamblea Departamental, pero tampoco pudo hacerlo.

De un momento a otro, de una forma abrupta, intempestiva, abusiva y torpe, teniendo en cuenta que se trataba de un grupo de menores de edad, miembros de la Policía Nacional, con el argumento de “tenemos orden de la gobernadora….”, arremete contra el grupo para desalojarlos de su sitio de ubicación. Obviamente muchos ciudadanos trataron de intervenir para que los muchachos no sean maltratados, entre ellos el diputado, el asesor jurídico de la Asociación de Educadores del Putumayo Carlos Armando Estrella y algunos directivos de la ASEP, quienes también fueron empujados, tirados al piso, golpeados, amenazados con captura y maltratados de diferentes maneras.

Euler Guerrero, con celular en mano grabando lo que sucedía y gritando “así no”, con la mano libre trata de impedir que un miembro de la policía siga maltratando a un estudiante. Ese simple hecho bastó para que más de uno de sus contradictores, que nunca estuvieron presentes y por supuesto no vieron lo que ocurrió y que siempre han buscado sin encontrar un motivo para acusarlo de algo, aprovecharan esto y empezaran a decir y escribir que fue él quien provocó tal situación, algo absurdo teniendo en cuenta, como ya quedo dicho, que la misma policía manifestó que era orden de la gobernación.

Pero lo más contradictorio e insultante y que produjo en nosotros y en la gente todo tipo de sensaciones y reacciones, fue ver que a Euler Guerrero, que ha dedicado toda su vida a denunciar la corrupción y sobre todo a los corruptos, tratan de esposarlo como si fuera uno de ellos, aunque la verdad no hemos visto corruptos que sean esposados ni tratados de esa manera. De hecho las esposasa lcanzaror a ser colocadas en una de sus muñecas.

Esta situación produjo la reacción airada de la gente de Mocoa, que no permitió que Euler Guerrero fuera llevado ni tratado como un delincuente y que literalmente se lo arrebató a quienes pretendían llevárselo, un gesto que, en medio de toda la situación que vive este departamento, nos llena de satisfacción, porque entendemos que hay mucha gente que  entiende, defiende y valora que hayan personas valientes y desinteresadas, que se atrevan a denunciar lo que está sucediendo, a visibilizar los graves problemas que tenemos, que no se dejan coaptar por los gobiernos de turno ni absorber por la corrupción y que defienden a los putumayenses, a las organizaciones y sus derechos.

Las imágenes de Euler esposado es algo que se nos quedará grabado en la memoria y no se borrará fácilmente por mucho tiempo, pero que en medio del dolor y la rabia que produce nos empuja también a luchar como él por defender la dignidad y el respeto por el departamento del Putumayo y por lo putumayenses, que están siendo pisoteados constantemente

Share This Post