Posición de Herbalife sobre la película “BETTING ON ZERO”

El documental “Betting On Zero” es un infomercial que apunta a compañías como Herbalife y a toda la industria de la venta directa.

Los productos de las compañías de venta directa normalmente no se venden en tiendas minoristas; en cambio,  se accede a ellos mediante una red de distribuidores independientes. En 2016, a nivel global, las compañías de venta directa generaron más de U$S 183,729 millones en ventas minoristas e involucraron a más de 103 millones de personas.

Concebida y financiada por un inversor de fondos de cobertura de Nueva York en su intento por honrar su propia apuesta financiera contra una compañía de venta directa, “Betting On Zero” pretende contar la historia de la apuesta de Bill Ackman: una apuesta de miles de millones de dólares sin precedentes, inimaginable e infundada contra Herbalife, una de las compañías de venta directa más importantes del mundo.

Tanto legisladores como líderes de opinión y periodistas destacados cuestionaron públicamente la motivación, las tácticas y la opinión de Ackman y lo instaron a detener sus ataques despiadados contra la compañía de nutrición. Por ejemplo, cuando la CNBC le preguntó acerca de las observaciones formuladas al New York Times respecto de si Ackman había cruzado el límite de “intentar divulgar la verdad” a “intentar mover el precio de una acción”, el ex presidente de la SEC Harvey Pitt explicó lo siguiente: “Ciertamente parece que es así”. Y agregó: “Intentar mover el precio de una acción para reivindicar la propia filosofía de inversión no está bien”.

El problema fundamental de “Betting On Zero” es que, aunque se da a conocer como un “documental sobre Herbalife”, la película en verdad es un infomercial parcial e infundado. No refleja una de las facetas importantes de esta batalla ni presenta entrevistas a ninguno de los más de 4 millones de Asociados Independientes ni a los clientes que usan los productos de Herbalife Nutrition en todo el mundo.

Pero claro está, la película no fue pensada para reflejar con justicia el ataque de Ackman. Su propósito, en cambio, fue erigirse en un pretexto para la apuesta de un inversor contra una compañía de venta directa.

 


Share This Post