¡Mocoa vive!

Por: Silvio López Fajardo

Siendo las 11.22 de la Noche del día 3 de mayo del año 2017, escuchaba tristemente  el minuto de silencio que se tocó  en la ciudad de Bogotá, en honor a los cientos de hermanos y hermanas desaparecidos y quienes murieron en la desgarradora noche del 31 de marzo en Mocoa.

Asi mismo miles de personas marcharon en la adolorida Mocoa, niños y niñas marcharon por sus derechos, jóvenes reclamando la verdad de aquel holocausto de muerte, mujeres reclamando por sus hijos desaparecidos y otros en el dolor del duelo de su muerte, abuelos y abuelas marcharon y acompañaron al pueblo en su afligido dolor, marcharon los estudiantes reclamando becas que el ministerio de educación había prometido la Instituto Tecnológico del Putumayo, marcharon los campesinos cantando gritos de verdad y justicia, marchó el Barrio San Agustín y la gente del progreso reclamando una vivienda digna, marcharon los indígenas  (OZIP) y las negritudes afro mocoanas y limonenses en gritos por la protección de la madre tierra, marchó la gente del Río Rumiyaco exigiendo por la vida de su sagrado río, marchó San Antonio y los Guaduales, Dignidad por Mocoa y Asojuntas reclamando en el derecho a la participación en la reconstrucción integral de Mocoa.

Marcharon los estudiantes del ITP exigiendo la Universidad Pública y rechazando los exagerados costos de matrículas, marchó el pueblo en contra de la minería, marchó el Sindicato del Hospital haciéndose sentir en voz que Mocoa Somos Todos, marchó la Academia de Futbol los Pumas quienes acompañaban en gritos de esperanza por la reconstrucción de Mocoa, marchó Ferrecentro con su equipo de trabajo reclamando mano de obra local y que se le compre al comercio de Mocoa, marcharon las veedurías por Mocoa, marchó la Casa de la Amazonia y la red de mujeres quienes amorosamente daban abrazos gratis, marcharon las abuelas y las madres cabeza de hogar de la plaza de mercado reclamando el derecho al trabajo digno, marcharon los artistas de la casa de barro que en su silencio pintaban sonrisas tristes,

Marchó el payaso que lloro y cayó en el dolor de los niños desaparecidos, marcharon las Instituciones Educativas de Mocoa reclamando por la muerte de sus compañeros y de aquellos que por el miedo se han marchado para no volver, marchó la comunidad LGTBI marcando el paso de la revolución de la verdad, marchó la comunidad sorda gritando en su silencio de dolor de padre e hijos, marchó el ASEP sindicato de maestros quienes reclamaban verdad y muchos más marcharon por Mocoa. Finalmente marcharon en su profundo dolor los padres, hermanos y madres y hermanas que había perdido a sus seres queridos  y marcharon en voz de esperanza aquellos que lo había perdido todo y los único que los matiné vivos es el amor profundo por esta hermosa tierra.

Así el Cóndor del silencio voló por los cielos de Mocoa abrigando en cuerpo y alma los pasos, la palabra y el pensamiento sagrado de los Mocoanos, en quienes se abriga el perdón como el valor sagrado de la vida.

Finalmente Mocoa, marchó para no olvidar y quienes se fueron los vamos a extrañar y los recordaremos para que la memoria nunca se pierda del camino de la verdad.

A su familia mucha fuerza y valor para resistir su partida, ya que Mocoa somos Todos.

12.27 am.

 

Comentarios en Facebook

Comentarios

Powered by Facebook Comments

Debe ingresar para enviar un comentario Ingresar