Trágica danza nocturna

En memoria de Stephany Vargas fallecida en la avalancha de Mocoa-Colombia el 31 de marzo de 2017.

Danza nocturna

 “Si mil veces me lo preguntan,

 mil  veces desearía

 que fuera una pesadilla.” J.E.A

**********************************************
La bailarina llena de esplendor

y de vida sale al escenario,

sonrisa radiante

candoroso el rostro.

En su cabellera

la más bella flor

de idílicos jardines,

Pero es ella

cual fresca rosa la que

más resplandece.

Sus frágiles manos

Agarran con donaire

la falda que lleva dibujada

la primavera de sus encantos.

 

De pronto las estrellas se esconden.

Nubes negras cubren el cielo

y una danza frenética comienza

en las tinieblas.

La música fría

se ha dormido en los instrumentos,

y un ruido fragoroso,

húmedo, sucio, pegajoso

irrumpe en el ambiente.

Las flores se marchitan,

las plumas y lentejuelas se ensombrecen;

la mano de la muerte

desgarra el frágil e inmaculado corpiño.

La primavera del traje desaparece

y le da paso al horror de la noche.

La fría danza había comenzado,

la bailarina se resiste a formar parte del ritual,

pero el sucio torbellino

la hace girar en un desquiciado frenesí,

Los ángeles corren a prestarle sus alas,

pero se extravían en las sombras.

La noche está ebria de locura.

¡Niña, no bailes esa danza de la noche!

No es una cumbia,

tampoco tu saya favorita,

no son vueltas antioqueñas,

si no dolorosos giros

de tu despedida eterna.

¡Baila en la luz,

en los focos de los teatros,

baila para los niños,

para nosotros únicamente !

Las sombras le ganan a tu fugaz lucero.

Desesperados te extendemos las manos

y nuestros almas,

pero no logras agarrarte.

La fría noche te arropa en su negrura

y arranca a girones nuestros corazones.

Todas las estrellas del cielo se apagan,

piedras del desconsuelo golpean nuestras almas,

pero la magia de tu sonrisa

purifica nuestra amargura.

Al alba, el arcoíris

se niega a mostrar su rostro,

le da pena

el haber abandonado a la bailarina

cuando más necesitaba de sus  colores

en la noche más oscura de nuestras vidas.

Y del cielo cae una lluvia de lágrimas

cuando los tambores de piedra

han dejado de sonar.

Cuando el silencio gobierna el mundo,

un rebelde diluvio de lágrimas puras

brota a borbotones de ojos desconsolados,

entonces aparece la magia de tu encanto,

y tu angelical rostro Stephany

se baña en el cristalino riachuelo

de tus más dulces recuerdos.

danza nocturna stefanny

John Montilla. 15-Abril- 2017

Comentarios en Facebook

Comentarios

Powered by Facebook Comments

Debe ingresar para enviar un comentario Ingresar