¿Quién se quedará con el botín de las Farc?

A medida que la tropa de las Farc se agrupa en las zonas veredales transitorias, crece el interrogante sobre qué pasará con sus negocios en los territorios abandonados. FOTO: Donaldo Zuluaga.
A medida que la tropa de las Farc se agrupa en las zonas veredales transitorias, crece el interrogante sobre qué pasará con sus negocios en los territorios abandonados. FOTO: Donaldo Zuluaga.

Si las Farc abandonaran su participación en la economía criminal, tal cual lo prometieron en La Habana, el mercado de lo ilícito no sufriría mayores variaciones.

Sus negocios de narcotráfico, minería, extorsión, secuestro, abigeato y lavado de activos ya tienen a otros candidatos en fila, para quedarse con el botín financiero de los territorios que eventualmente desocupará esa guerrilla.

El Eln, “los Urabeños”, “los Rastrojos” y las disidencias farianas son los primeros interesados en copar ese mercado negro, pero hasta la delincuencia común está aprovechando el momento, usurpando la “marca” de las Farc para cometer fechorías.

Jeremy McDermott, codirector de la Fundación Insight Crime, calcula que con los actuales precios, y teniendo en cuenta que ese grupo controla el 70% de los territorios sembrados con coca, el botín del narcotráfico en esos terrenos es cercano a los 1.000 millones de dólares. “Y eso que en muchos sitios solamente procesan la hoja hasta la base de coca; otros grupos podrían incrementar la ganancia llevando ese proceso hasta el clorhidrato de cocaína”, asevera.

McDermott ve difícil que las Farc abandonen totalmente sus negocios clandestinos. “En 1991 se desmovilizó el Epl y el 20% de sus hombres siguieron delinquiendo, igual porcentaje ocurrió en 2006 con las Auc. Es probable que las Farc sigan esta tendencia”.

Por su parte, el consultor en seguridad John Marulanda opina que mientras el mercado del narcotráfico siga en alza, otros actores ocuparán el puesto de las Farc, sin que esto afecte los despachos de mercancía ilícita hacia los clientes internacionales.

Bien sea que algunas de sus estructuras continúen en el crimen, o sean reclutadas por otras organizaciones, los analistas creen que poco va a cambiar la economía ilegal en el futuro cercano.

A continuación, un panorama de los principales negocios que dejarían las Farc, si cumplen con su reinserción:

Narcotráfico local y externo

– Para la DEA y el gobierno de EE.UU., las Farc son el proveedor del 60% de la cocaína a nivel mundial.

– Frentes como el 36, que delinque en Antioquia, tienen procesos abiertos en cortes de Virginia por su participación en la exportación del estupefaciente en asocio con bandas como “los Urabeños” y carteles mexicanos de la droga. Cerca de 100 cabecillas de las Farc, incluyendo el Secretariado y el Estado Mayor, están pedidos en extradición por ese delito.

– Según expedientes de los departamentos de Estado y de Justicia de EE.UU., la coca producida en los territorios controlados por las Farc tiene redes de distribución en Norte, Centro y Suramérica; también en África y Europa.

– Información de la Dirección Antinarcóticos señala que el cartel de Sinaloa ha comprado a las Farc laboratorios para procesamiento de droga en el Pacífico y sur del país.

– Las Farc cobran a los cultivadores de coca el “impuesto” de gramaje, que por lo general es el 10% de la producción; también deben pagarlo los transportadores de la droga y de insumos, así como los narcos que lleguen a comerciar.

– El mercado local, en sus áreas de dominio, está regulado por los precios que impone esta guerrilla. Un kilo de base de coca está entre $2,1 millones y $1,5 millones.

– Este fin de semana, tropas de la Cuarta División del Ejército, en compañía de agentes del CTI, desmantelaron dos laboratorios de cocaína en la vereda La Costeñita, del municipio de El Retorno, en Guaviare. Informaron que tenían capacidad para producir dos toneladas de droga cada cuatro días y que eran explotados por la facción disidente del frente primero de las Farc, liderada por alias “John Mordisco” y el narcotraficante y excabecilla guerrillero Gener García Molina (“Jhon 40”), quien “está manejando el narcotráfico en la orillas del río Inírida”, según el Ejército.

– Además de estas disidencias, el narcotráfico y el impuesto de gramaje que dejen de cobrar las Farc será asumido por el Eln y “los Urabeños”, “los Rastrojos”, “los Puntilleros” y “los Pelusos”, que son las principales bandas que limitan con territorios farianos.

Extorsiones

– En municipios con influencia de este grupo, las extorsiones se aplican a comerciantes, empresas, ganaderos, transportadores y contratistas públicos y privados. En algunos casos, las Farc han llamado a esta modalidad el “impuesto revolucionario”.

– En la medida en que sus finanzas se fueron descentralizando, dando autonomía a los frentes de guerra, la extorsión se convirtió en la forma de autosostenimiento de la tropa. Cuando mermaron los secuestros, creció la extorsión como financiamiento.

– En algunas zonas del país, como Tumaco (Nariño), Buenaventura (Valle) y Orito (Putumayo), desertores de las Farc están integrando otros grupos de crimen organizado para heredar el negocio de la extorsión. Estos exmilitantes, según datos de Inteligencia, se asociaron a grupos como “la Nueva Gente”, “la Empresa” y “la Constru”, respectivamente.

Lavado de activos

– Cuarenta y una empresas han sido investigadas y/o sancionadas entre 2008 y 2016, porque supuestamente prestaron sus activos y servicios para maniobras financieras de las Farc; la mayoría son casas de cambio, inmobiliarias y agrícolas.

– También lavaron dinero, según el Gobierno, con 500.000 hectáreas de tierra.

– La expectativa es que este botín quede en manos de las víctimas. El fiscal Néstor Humberto Martínez ya dijo a las Farc que debían presentar su inventario de bienes y dinero, aunque estos no lo han cumplido.

– La semana anterior, la Fiscalía y la Dijín iniciaron el proceso de extinción de dominio a varias propiedades y bienes del frente 40 de las Farc, ubicadas en el departamento del Meta. El inventario, producto de incautaciones pasadas a la insurgencia, está valorado en más de 2.000 millones de pesos.

– En otra acción diferente, durante la misma semana, las autoridades ocuparon predios a cinco frentes de las Farc, con una extensión de 277.000 hectáreas en Bolívar, Vichada, Meta y Arauca, con un valor cercano a los $282.000 millones.

“Frente a quienes han sostenido que a través del proceso de paz se pueden legalizar activos ilícitos de la insurgencia, hay que decirles que eso no es cierto. La ley de amnistía e indulto, en su articulo 41, establece que los beneficios penales para los desmovilizados no se extienden a sus activos y continuarán vigentes las acciones de extinción de dominio”, dijo el fiscal General de la Nación, Néstor Humberto Martínez.

Abigeato

– Este es uno de los delitos que más afecta la economía ganadera. Según un informe reservado de la Uiaf conocido en 2005, los ingresos anuales de la organización relacionados con el robo y comercialización de ganado eran de $75.241 millones. Luego, por medio de testaferros, constituyen empresas para vender.

– La Fiscalía ha determinado que bandas de delincuencia común usurpan la “marca” de las Farc para hacerse pasar por guerrilleros y atracar las fincas ganaderas, en especial en los Llanos Orientales.

Secuestro

– El secuestro fue una importante fuente de financiación de las Farc, aunque decreció en 2009, con el auge de la minería ilegal y la droga.

– Según el Ministerio de Defensa, entre enero y agosto de 2016 hubo 148 secuestros en Colombia, de los cuales 71 eran extorsivos.

La mayoría fueron perpetrados por delincuencia común. Este tipo de bandas son las que ahora ejercen en mayor medida el secuestro, mientras que el crimen organizado ejecuta principalmente desapariciones forzadas.

Minería ilegal de oro, coltán y tungsteno

– Las Farc explotan directamente algunas vetas de oro en Antioquia, Bolívar, Chocó y Cauca, cuentan fuentes de la Dirección de Carabineros de la Policía. Según sea el tamaño de la mina, pueden extraer a la semana entre uno y dos kilos, que en el mercado colombiano logran comercializar por hasta $136 millones el kilo.

– Esta actividad, en algunas regiones, es más lucrativa que el narcotráfico, pues la inversión es mínima y no se corren riesgos de capturas o pérdidas con el transporte y el almacenamiento del oro, pues no es ilegal.

– En Chocó, donde el Eln, ha venido copando territorios que antes eran de presencia de las Farc, la Fuerza Pública desarrolló la semana pasada una operación contra la minería ilegal de oro en el municipio de Río Quito. Destruyeron maquinaria avaluada en 51.000 millones de pesos y encontraron, con sorpresa, que los administradores de estas minas clandestinas, en el sector de Paimadó, eran de nacionalidad brasilera.

– Otra manera de obtener dinero de una mina es mediante la extorsión a los propietarios y contratistas. La guerrilla les cobra “vacuna” a los barequeros, que extraen el material de forma artesanal; al administrador del entable le cobran porcentaje por cada bulto de material que salga del sitio, así como por el ingreso de insumos; también por cada retroexcavadora o máquina en general hay un cobro. La sumatoria de toda esta extorsión puede dejar ganancias semanales de $8 a $20 millones, según la Policía.

– En Guainía y Vichada, la insurgencia participa en la explotación de minas de coltán, en asocio con mafias chinas, para su exportación. Un kilo puede costar 150 dólares. En el último operativo de la semana pasada, la Fiscalía y la Superintendencia de Notariado y Registro detectaron en Vichada seis fincas y cuatro sociedades, avaluadas en $6.000 millones, con las que presuntamente la disidencia del frente primero de las Farc continuaba la explotación de tungsteno y coltán. “Esta actividad ilegal era legalizada a través de un título minero ubicado en Cumaribo (Vichada), cuando en realidad el tungsteno y el coltán eran extraídos desde una mina llamada Cerro Tigre ubicada en el parque natural de Puinawai, zona de reserva natural en Guainía. Exportaron más de 350 toneladas de los minerales, avaluadas en $5.000 millones”, explicó el fiscal Martínez.

NELSON RICARDO MATTA COLORADO

Contactar

Egresado de la U.P.B. Periodista del Área de Investigaciones, especializado en temas de seguridad, crimen organizado y delincuencia local y transnacional.

Share This Post