Un liderazgo esperado para salvar la variante

La variante en construcción entre San Francisco y Mocoa, ya tiene los dolientes completos. El viernes en la noche se propició una reunión entre el gobernador Camilo Romero y los miembros de la veeduría que lidera la Cámara de Comercio, a la cual se sumaron miembros del Concejo DE Pasto y de la Duma departamental.

El objetivo de los visitantes al despacho de la Gobernación era comprometer al mandatario seccional para que asuma el liderazgo que permita hacer que el Gobierno nacional asegure los recursos que hacen parte para continuar con la obra hasta el final.

La disposición del gobernador no pudo ser mejor. Exteriorizó todo su entusiasmo y compromiso por asumir la tarea, pero condicionando su papel a que también ejerzan su propio liderazgo los senadores y representantes de Nariño y la sociedad civil, representada en los gremios y demás organismos que hacen parte del comité veedor.

No se tienen dudas que los parlamentarios nariñenses, ausentes por obvias razones del encuentro, se sumarán a la iniciativa. El futuro económico y social del departamento está en juego.

Con esto, paulatinamente se ha ido comprendiendo la importancia que tiene la variante San Francisco-Mocoa más para nuestra región que para el Putumayo. Es fruto del resultado de la campaña iniciada por la Cámara de Comercio de Pasto para que dejemos de ser indiferentes con ese proyecto.

Al fin y al cabo, los putumayenses ya cuentan con la vía Mocoa-Pitalito y en pocos años contarán con una verdadera troncal internacional que le dará plena vida al puente internacional de San Miguel, para lo cual está en construcción la vía Santa Ana-Neiva. No les trasnocha si la variante se hace ahora o dentro de cincuenta años.

Si logran terminar esta obra antes que esté lista la variante San Francisco-Mocoa, nosotros sufriremos las consecuencias. Casi de inmediato, Ipiales dejará de ser la puerta principal de entrada y salida de productos desde Suramérica hacia Colombia y desde nuestro país hacia el resto del continente.

La llamada ciudad de las nubes verdes basa sus fortalezas en su condición de frontera y porque allí está ubicado el puente de Rumichaca, cuya actividad transfronteriza contribuye a dinamizar distintos sectores económicos de la región.

Son cientos y miles de personas que dependen para la economía de sus hogares que esto no cambie sino que mejore. Empezando por los cambistas, los mecánicos, los hoteleros y dueños de restaurantes, etc. De acabarse la dinámica fronteriza se cerrarán muchas empresas que prestan servicios fronterizos. Si eso sucede, el desempleo será enorme. Por ello no conviene, de ninguna manera, que la estructura a la que se le sumó un nuevo puente, sea en el futuro solamente eso.

La reunión fue fructífera porque ahora el gobernador ha entendido que sus ejercicios de liderazgo no solamente deben estar enfocados hacia la franja del Pacífico sino hacia el Amazonas, pues hacemos parte de ambas vertientes geográficas.

El trabajo del mandatario seccional en el rol aceptado desde el viernes, debe apuntar esencialmente a interesar de manera efectiva a sus colegas del Chocó, el Valle, Cauca, Putumayo y el mismo Amazonas para apoyar la obra y lograr también que sus congresistas se sumen a la defensa del proyecto.

No olvidemos que aparte de reducir casi a la mitad las 18 horas que normalmente toma hacer un viaje por carretera entre Pasto y Bogotá, la variante entrará ser parte vital del soñado corredor intermodal Tumaco-Belem Do Pará que enlazará a los océanos Atlántico y Pacífico.

Fuente : HSBNoticias

Share This Post