Yo si los perdono, víctima de las Farc

14502903_10210640616000368_761314371263014412_nMocoa/COLPRENSA

El 31 de mayo del año 2010, para Fernando Arbeláez, la vida le dio un giro total de 360 grados cuando piso una de las tantas minas antipersona que la guerrilla de las Farc, había sembrado por diversos puntos del Putumayo.

Ese día no pudo trabajar porque su carrotanque en el cual transportaba crudo diariamente de uno de los pozos de petróleo a un puesto de acopio en el municipio de Villagarzón en el medio Putumayo, se averió. Aprovecho la ocasión para visitar a su mamá en la vereda La Patria, jurisdicción de Puerto Guzmán, quien le solicito que le ayudara a revisar la manguera que conducía el agua desde una quebrada hasta la casa por una fuga, tarea que realizaba cuando piso el explosivo que le destruyo sus extremidades inferiores.

Arbeláez, afirma que ese día conoció el rostro de la muerte, que los días siguientes fueron lo más terrible y dolorosos que ha tenido que soportar y no niega que un día al verse sin sus piernas pensó en quitarse la vida lanzándose desde el quinto piso del hospital en Pasto Nariño, donde recibía atención médica.
Hoy, seis años más tarde nos comenta que él perdona a los guerrilleros que sembraron las minas que le cambiaron su vida, “Fue un cambio para bien, porque he conocido la palabra de Dios, soy feliz con mi esposa y mis dos hijas y en mi casa finca en la vereda La Patrias, estoy dedicado a la cría de ovejas y a otras labores del campo que me permiten vivir feliz además de que manejo mi camioneta donde salgo de paseo con mi familia”, señaló.

Asegura que la firma de los acuerdos de paz que se suscriben este 26 de septiembre en la ciudad de Cartagena Bolívar, entre el Gobierno Nacional y la guerrilla de las Farc, es la esperanza y la apertura para que en Colombia, haya una verdadera paz, donde no solo sea las Farc, que dejen las armas sino los otros grupos armados ilegales que también generan violencia en el país.


Share This Post